Tweeter buttonFacebook button
Home Noticias gerontológicas

En medio del descanso veraniego, hemos tomado conocimiento por la prensa de una misma noticia, aunque expresada en dos países. En Turquía y en Suecia se han anunciado sendos programas que ofrecen un pago a las abuelas por cuidar de sus nietos.  Se trata de 100 euros (68.100 pesos chilenos, aproximadamente), lo que supondría una ayuda supletoria para sus pensiones y, de paso, fomentaría el empleo femenino. Como requisito, las abuelas no pueden tener más de 65 años y los nietos deben tener entre 6 y 12 meses.

A simple vista, parece una buena iniciativa. Se trataría de enfrentar los desafíos del cuidado, mejorando de alguna forma la disponibilidad de recursos financieros en el caso de las mujeres mayores y fomentando su empleabilidad en un sector que, como el de los cuidados, se hará más importante en el futuro. Pensemos que la humanidad se encamina hacia la llamada “cuarta edad”, integrada por personas mayores pero cada vez más autónomos e independientes.

Pero la medida en cuestión, implementada en dos países además muy distintos desde el punto de vista de las brechas de género (Suecia en cuarto lugar y Turquía en el ciento treinta del índice global que elabora anualmente el Foro Económico Mundial), deja en evidencia que el maltrato estructural hacia las personas mayores puede expresarse, incluso bajo modalidades aparentemente inofensivas. En nuestro país, el Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama) denomina como tal a “aquel que ocurre desde y en las estructuras de la sociedad mediante normas legales, sociales, culturales y económicas que actúan como trasfondo de todas las otras formas de maltrato existente”. En este caso, se detectan-al menos-dos tipos de desigualdades: el primero, porque se asocian las tareas del cuidado a las mujeres pero, además, con una remuneración muy baja.

Dejemos de estigmatizar a los adultos mayores como personas vulnerables y generemos las condiciones necesarias para que no lo sean. Chile se vuelve añoso, por ello, necesitamos una mirada amplia e multidisciplinaria a un tema que nos afecta a todos. Trabajemos ahora para que los adultos mayores no deban marchar a exigir que el sistema y la sociedad no los maltrate.

Debemos observar con detenimiento este tipo de políticas para los adultos mayores en un país que, como Chile, carece de una agenda adecuada para este segmento de  la población. Envejecemos a pasos agigantados. En el 2050 se proyecta que en tendremos 6,3 millones de personas con más de 60 años. Ello corresponderá al 29,5% de la población según los datos de la comisión de expertos convocada para mejorar el sistema de pensiones, también conocida como Comisión Bravo. Por ahora, nuestro sistema jurídico y económico no está preparado para dar respuestas para un grupo que irá en ascenso. Con la campaña presidencial encima, cabe esperar que los candidatos de los distintos sectores enfrenten los silencios que, por ahora, han recibido quienes integran este sector de la población.

En marzo se anuncia el proyecto de reforma de pensiones por parte del gobierno.

Las normas relativas a la capacidad legal no se han adaptado a la realidad de los adultos mayores, puesto que –según la legislación actual contenida en el Código Civil- en Chile las personas son capaces o son incapaces. No existiendo una normativa más “amigable” que permita acompañar el tránsito de las personas desde la plena capacidad hasta la disminución de ella. Hoy por hoy, en otros ordenamientos jurídicos este asunto está ampliamente regulado y se entiende que a la luz de la dignidad de las personas adultas mayores es menester fijar distintos estadios de competencia y capacidad según la salud física y mental de las personas.

En materia de trabajo tampoco se está aprovechando toda la experiencia que poseen adultos mayores y además las disposiciones laborales y de seguridad social dan cuenta de discriminación en muchos sentidos.
Ya existe una Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, lo cual nos llevará necesariamente a ajustar los estándares nacionales en el tratamiento de los adultos mayores. Estamos a la espera de su ratificación por Chile.

Dejemos de estigmatizar a los adultos mayores como personas vulnerables y generemos las condiciones necesarias para que no lo sean. Chile se vuelve añoso, por ello, necesitamos una mirada amplia e multidisciplinaria a un tema que nos afecta a todos. Trabajemos ahora para que los adultos mayores no deban marchar a exigir que el sistema y la sociedad no los maltrate.

Carolina Riveros

http://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2017/02/14/nuevas-formas-de-maltrato-estructural-hacia-las-personas-mayores/

0 1125

Tanto el “entrenamiento mental” como la práctica física contribuyen a prevenir enfermedades mentales y la pérdida de la memoria en personas mayores de 60 años.

 El cerebro realiza varias funciones como la de procesar información, de las cuales, muchas quedan grabadas en la memoria. Sin embargo, esta capacidad de recordar puede verse afectada durante la etapa del envejecimiento o por alguna enfermedad como el Alzheimer.

Aunque hay personas que no les gusta ir a consulta deben de saber que el cerebro se puede estimular a cualquier edad para desarrollar el pensamiento cognitivo, la memoria y la creatividad.

Para la psicóloga Aby Morel la estimulación cognitiva permite incrementar las capacidades mentales de una persona mayor de 60 años. Además, mejora sus niveles de plasticidad neuronal, incrementa sus funciones cerebrales, su potencial cognitivo, incluso, previene enfermedades mentales.

Así como el ejercicio físico tiene su función, la estimulación cognitiva puede prevenir la pérdida de la memoria que ocurre, mayormente en la edad avanzada, comenta Morel.

Actualmente, hay datos que sugieren que las personas mayores pueden preservar su agudeza mental ejercitando el cerebro.

Hoy en día, la etapa del envejecimiento y su relación con la pérdida de memoria, han sido casos ampliamente estudiados a través de los años, lo que ha permitido buscar estrategias y métodos para mejorar la calidad de vida de los adultos, por lo que especialistas en Psicología y Psiquiatría coinciden en que la memoria es “entrenable”, al igual que cualquier otro órgano.

“Es necesario destacar que a través de la estimulación se logra entrenar distintas funciones del cerebro como: atención, memoria, percepción, retención de información, así como codificación y almacenamiento de la misma”, explica Morel.

Además, señala que algunos de las prácticas que se pueden realizar en la tercera edad para impulsar las habilidades cognitivas son: leer, tratar de memorizar refranes o décimas, hacer ejercicios de cálculo mental, ordenar frases, identificar palabras en sopa de letras, jugar ajedrez o dominó, clasificar objetos según su función, identificar mapas geográficos, dibujar, compartir con la familia, completar rompecabezas, así como realizar aeróbicos, saltar, caminar en grupo, entre otros. En sentido general, estas actividades ayudan a mejorar la calidad de vida en personas más adultas, puntualiza la psicóloga.

Ejercicios físicos
El médico geriatra, Dagoberto Güílamo, explica que los adultos mayores es el grupo de la población de más rápido crecimiento a nivel mundial. Esto impacta seriamente el gasto en salud de las nacionesdesarrolladas o en vías de desarrollo.

La esperanza de vida en el país es de 72 años para la mujer y 68 años para el hombre. La edad adulta representa el 6.9 por ciento de la población total, es decir, 690,000 personas mayores de 65 años. Para el año 2020 se incrementará a un millón de personas.

“Las causas de muerte más frecuentes en este grupo poblacional, son los surgidos por enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, cáncer y neumonía, seguidas de cerca por las caídas”, indica Güílamo.

Asimismo, expresa que sin importar los años, siempre se debe realizar actividades físicas. “El objetivo es reducir la pérdida de masa ósea (hueso) y músculo que se produce a partir de los 25 a 30 años de edad. Esto conlleva a debilidad muscular y la consecuente inestabilidad para caminar y mayor propensión a caídas y fracturas de cadera”.

A partir de los 60 años es recomendable hacer ejercicios aeróbicos, que van a mejorar la funcionalidad del aparato cardiovascular (corazón y circulación, también el cerebro), resalta el especialista.

Güílamo recomienda que todos los mayores de 50 años deben incluir ejercicios de resistencia en su vida cotidiana. Una buena forma de comenzar con una rutina de resistencia, es usar la propia masa corporal como peso para los ejercicios; por ejemplo ponerse en cuclillas, levantamiento de caderas, ‘tai-chi’, yoga o pilates. l

Ejercitación
Los especialistas recomiendan que para que el adulto mayor pueda preservar su agudeza mental debe ejercitar su cerebro ya sea leyendo y/o participando en juegos de mesa como ajedrez y dominó.

Pasos que debe tomar en cuenta cuando se ejercite

El geriatra Dagoberto Güílamo aconseja que antes de iniciar cualquier rutina de ejercicios es importante que el paciente se comunique con su médico de cabecera, quien luego de una valoración exhaustiva le recomendará el tipo de deporte y la magnitud de los mismos, acorde con su estado de salud.

Entre los beneficios físicos que aporta la destreza física, Güílamo menciona: mejoría en el equilibrio y la marcha, mejor salud para el corazón y el cerebro. Los que se ejercitan duran cuatro años más que aquellos que no lo hacen, y mentalmente les brinda seguridad, libertad para desplazarse, sentido de autonomía e independencia, mejora su integración social y familiar.

Además, señala que la nutrición es vital, sobre todo, el aporte de proteínas para ayudar a aumentar la masa muscular (lo cual solo se logra si al mismo tiempo de tomar proteínas se realizan ejercicios de resistencia).

“No tomar rutinariamente medicamentos innecesarios: multivitaminas, proteínas, hierro, calcio. Estos aportan beneficios solo cuando su médico detecta una deficiencia en el sistema inmunológico”, dice Güílamo.

– See more at: http://www.elcaribe.com.do/2017/02/20/importancia-estimulacion-cognitiva-adulto-mayor#sthash.lBhT87ZY.dpuf

Grandes compañías financieras se lanzan al mercado para comprar residencias de la tercera edad a las que consideran un valor seguro y al alza

Importantes fondos de inversión internacionales como Blackstone y grandes compañías francesas y españolas han irrumpido con fuerza en el mercado nacional para hacerse con residencias de la tercera edad, unas inversiones que consideran “un valor seguro y al alza”, según han reconocido a este medio las tres principales asociaciones españolas de residencias geriátricas.

Sólo en Madrid, durante 2016, se vendieron 15 residencias geriátricas que funcionaban a pleno rendimiento.

NEGOCIO SEGURO

Los inversores ven en los centros para la tercera edad una oportunidad de oro porque se trata de “negocios recurrentes” o de ingresos fijos o periódicos que, además, presentan una baja morosidad (no llega al 1%, cuando la bancaria supera el 10%), y por la existencia de una demanda in crescendo a tenor de las cifras de casi plena ocupación que muestra el sector. La estimación de la curva vegetativa española es negativa, por lo que cada vez será mayor la proporción de de ancianos entre la población.

Los fondos de inversión ven negocio seguro y han puesto su foco en Madrid, Barcelona y Valencia, especialmente en geriátricos que dispongan de más de 150 camas.

MERCADO INTERNACIONAL

Además, algunos inversores franceses y norteamericanos se plantean llegar a acuerdos con países nórdicos para ofrecer a sus ancianos plazas geriátricas en España, sobre todo en la franja sur mediterránea.

La oferta que se baraja es de unos sesenta euros al día, lo que equivale a unos 1.800 euros al mes, un montante asequible para los salarios y pensiones de los jubilados del norte de Europa.

Los gobiernos de aquellos países ven con buenos ojos esta oferta y aceptarían, incluso, el hecho de actuar como una especie de tour operadores hoteleros ya que enviar a sus ancianos a España les permitiría el ahorro en la carga médica que suponen. Estos ancianos, en la medida que serían residentes en nuestro país, disfrutarían automáticamente de asistencia medica y farmacéutica pública como cualquier otro ciudadano.

COMPRAR ANTES QUE CONSTRUIR

La última venta de un geriátrico en España se cerró a finales de año por unos 12 millones de euros. Se trata de un centro con casi 200 camas en Madrid. En este caso concreto y como tónica habitual, según fuentes del sector, los inversores han preferido pagar el dinero montante y sonante en vez de comprar unos terrenos y construir la residencia. De haberlo hecho, el volumen desembolsado hubiera sido inferior, de unos 8 millones, incluida la adquisición del terreno y la infraestructura anexa, según algunas estimaciones.

Sin embargo, los compradores han preferido pagar más y de golpe, para así poder ingresar desde el primer mes los 2.100 euros que cada anciano paga por su plaza.

EL DINERO SE MUEVE

Empresas como Adavir y Orpea (ambas de capital francés) o la nacional Vitalia también han entrado en la puja por las residencias de la tercera edad. Lo mismo han hecho en Cataluña los grupos SAR y Vallesol.

En España hay aproximadamente unas 2.000 residencias de la tercera edad, algunas, como en el caso de Madrid y Barcelona, con más de 400 camas hábiles, y todas ocupadas.

http://cronicaglobal.elespanol.com/business/geriatricos-espanoles-caramelo-negocio-fondos_66271_102.html

 

La Consejería de Sanidad se ha marcado como objetivo la incorporación de las Administraciones locales en la Coalición Regional de Innovación en Envejecimiento Activo y Saludable para potenciar la participación ciudadana. La inclusión de las entidades locales se realizará a través de la ‘Estrategia de prevención y promoción de la salud’ y la Escuela de Salud, en las áreas de Fragilidad y Envejecimiento.

Ésta es una de las propuestas planteadas este miércoles por la consejera de Sanidad, Encarna Guillén, en la asamblea anual de la Coalición celebrada en la Consejería con la participación de instituciones del ámbito de la investigación, entidades sociales, empresas de tecnología y nutrición y asociaciones de pacientes y usuarios.

La citada Coalición es un foro de entidades e instituciones que comparten el reto del envejecimiento como interés común, a las que se posibilita trabajar de forma coordinada, desde su ámbito de competencias. En la reunión se ha compartido el premio recibido en Bruselas por el que se designó a la Región como Sitio de Referencia en Envejecimiento Activo y se definió la agenda de trabajo de la Coalición en los próximos meses.

En concreto, la Región ha sido reconocida por la Unión Europea como ‘Lugar de referencia’ por sus políticas para favorecer el envejecimiento activo y saludable, tras superar un exhaustivo proceso de selección que evalúa zonas o regiones que realicen políticas efectivas en esta materia. La consejera de Sanidad recogió esta distinción el pasado 7 de diciembre de manos del comisario europeo de Economía Digital y Sociedad, Günther Oettinger.

La Comisión Europea invitó a las regiones integrantes de la Asociación Europea de Innovación en Envejecimiento Activo y Saludable, de la que forma parte la Región, a presentar sus mejores prácticas, políticas y estrategias de innovación, investigación y abordaje multidisciplinar del envejecimiento. Tras el análisis de los proyectos presentados, 74 regiones europeas han obtenido la calificación de ‘Lugar de referencia’ por su compromiso en innovación e investigación del envejecimiento desde una perspectiva multidisciplinar.

La Región desarrolla diversas acciones relacionadas con las nuevas tecnologías aplicadas a la salud, como la historia clínica digital, la posibilidad de consultarla a través del portal del paciente y la receta electrónica.

INNOVACIÓN EUROPEA

La Consejería de Sanidad ha participado en la elaboración del análisis de la Estrategia de la cooperación para la innovación europea sobre el envejecimiento activo y saludable que ha coordinado el Instituto de Salud Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad.

El informe publicado por el Instituto Carlos III tiene por objetivo mejorar la estrategia europea en envejecimiento activo y saludable y su impacto a nivel nacional. Para ello, parte de un análisis de la primera fase de la Cooperación de innovación europea desde 2011 hasta 2015, y sienta las bases de las futuras colaboraciones y mecanismos de mejora de la eficiencia en la implementación de estas políticas.

El documento destaca el “compromiso adquirido por la Consejería de Sanidad con la atención a las personas mayores en el marco de la innovación, la investigación y la sostenibilidad”.

El informe también señala algunas acciones que realiza la Región en materia de nuevas tecnologías aplicadas a la salud, como la participación en redes y proyectos europeos dirigidos a personas mayores y pacientes crónicos o la participación en proyectos europeos.

También las relativas a la atención sanitaria, como la Estrategia de atención a la cronicidad, el Plan de Humanización de la Salud y Plan de Atención Integral de Enfermedades Raras, así como la participación en acciones conjuntas europeas sobre resistencia antimicrobiana, enfermedades crónicas y tumores raros.

http://www.lavanguardia.com/vida/20170111/413270860090/sanidad-quiere-implicar-a-las-administraciones-locales-en-la-promocion-del-envejecimiento-activo.html

El lugar en el que vas a vivir cuando seas mayor es un aspecto que tienes que considerar cuando pienses en tu retiro.

Si eres joven, seguramente esta pregunta te suena muy lejana, y sientes que ese momento nunca va a llegar. Seguro es más importante estudiar, trabajar, casarse o salir con amigos. Por el contrario, si eres mayor, esta pregunta seguramente te hace más sentido y te pone a pensar porque ese momento está cada vez más cerca. Para ambos, es hora de tomar conciencia.

Ese instante va a llegar tarde o temprano para uno y para otro, y ambos casos confluyen en algo: Todos tienen una expectativa en el mayor de los casos mucho más elevada que la que va a ser su realidad si se preparan a tiempo.

Esto lo demostró una encuesta realizada por Inmuebles24.com, la cual encontró que 72% de las personas encuestadas desea comprar una casa especial para su etapa de retiro, ya sea para habitarla de manera permanente o sólo como una casa de descanso para ciertos días del año.

“Esto significa que la vivienda actual no es donde quieren pasar su vida una vez retirados”, explica Roberto Esses, director ejecutivo de Inmuebles24.com.

Sin embargo, no todos ahorran para lograrlo. Sólo 53% de los que dijeron querer tener una casa para retirarse están realmente ahorrando de manera específica a este cambio de vivienda dentro de unos años.

A esto se suma que, por desgracia, que los que están juntando no es seguro que lo logren, porque no se sabe si esta cantidad que están guardando realmente les va a alcanzar o no o en la realidad va a ser destinada al final para este objetivo.

Al pensar bien la respuesta a la pregunta de dónde se va a vivir en la etapa del retiro, seguramente a todos nos viene a la mente una casa de campo, luminosa, con espacios amplios y con vistas a un jardín y a una alberca.

Sin embargo, un dato para entender que una cosa es desear y otra lo que sucede en la realidad: De los encuestados por Inmuebles24.com, sólo 39% aseguró que el hogar donde vive pertenece a un adulto mayor (o sea, son pocos los que hoy tienen una propiedad).

“Lo anterior se debe al gran error que muchos mexicanos suelen cometer: Gastar ahora y sólo pensar en la satisfacción a corto plazo, mientras se deja de lado las necesidades que tendrán a largo plazo”, señala este estudio.

El tema no es menor porque más allá de que se piense en una casa de descanso o de retiro para vivir fuera de la ciudad de esta manera tan soñada, es necesario que las personas tengan un lugar seguro en el cual vivir cuando llegue la vejez, debido a que trabajar a esta edad cada vez se hace más difícil.

“Las personas deben pensar en la importancia de contar con un techo propio que los albergue cuando sean adultos mayores, sobre todo porque en esta etapa de la vida resulta difícil trabajar para pagar una renta o una hipoteca”, asegura el especialista.

Tener este lugar te dará tranquilidad y estabilidad patrimonial para que puedas disfrutar de estos últimos años sin preocupaciones.

 AHORRAR YA

Es necesario, se tenga la edad que se tenga, empezar a pensar en cuando llegue esta etapa. Si bien para los jóvenes suena muy lejano, al menos si no para una casa, es recomendable que empiecen a destinar una parte de sus ingresos para el retiro. Ellos son los que se encuentran más desprotegidos para cuando llegue este momento debido a que sólo tendrán lo que estén ahorrando en su Afore -en el caso de que lo estén haciendo- para cuando sean viejos. Y ese apenas 6.5%, por desgracia no les va a alcanzar. Quien decida quedarse sólo con eso, estará recibiendo cerca de 30% de su último sueldo.

Es importante que las personas tomen conciencia de la importancia de la vejez porque la pirámide poblacional mexicana está orientándose en ese sentido. Se espera que la población de adultos mayores aumente más de 20% para 2050, de acuerdo con un estudio del Consejo Nacional de Población (Conapo).

Además, el promedio de vida de los mexicanos -si bien es muy bajo en comparación con el promedio de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico- está en aumento. Para 2014, ellas vivían en promedio 77.5 años mientras que ellos lo hacían 72.1.

 PARA LOS QUE SÍ PLANEAN

Para aquellos que están ahorrando para esta etapa y que piensan en una casa de retiro como una buena opción para gastar su pensión, es importante que comiencen a planear.

Primero, la mayoría de instituciones bancarias no otorgan créditos a más allá de los 65 años o al menos el trámite se vuelve más complicado, por lo cual es muy recomendable, si es que se requerirá de uno, empezar a tramitarlo con tiempo.

Piensa en el rango de precio que es accesible para ti. La recomendación es que entre el pago inicial, los costos para cerrar la transacción y el amueblar represente 33% de la compra, recomienda el sitio de asesoría financiera Money Crashers.

Ésta es la proporción, pero quizá porque llevas ahorrando para esta propiedad prácticamente una gran parte de tu vida, puedas desembolsar una cantidad grande de una sola vez.

Ya más entrados en detalles. ¿Dónde te gustaría comprar? La mayoría optará por vivir en su ciudad de origen (59%) pero hay otros que quieren salir de su estado (36%). Hay zonas como Chapala o San Miguel de Allende las cuales se han convertido en lugares en los que se concentra una gran comunidad de adultos mayores en retiro, por ejemplo.

 LEJOS O AHÍ MISMO DONDE VIVES

Antes de emocionarte y empezar a buscar una casa de retiro lejos de tu lugar de origen, ¿Estás dispuesto a dejar de ver a tu familia tan seguido? Si lo estás, entonces comienza a buscar. Contempla que tu familia seguramente irá a visitarte. Si tienes nietos, entonces busca una propiedad que tenga jardín o que tenga espacios para que ellos se desarrollen.

Esta casa va a tener que ser o de una planta o con facilidades como un elevador si es que tiene varias. Cuando seas mayor no vas a tener la misma movilidad y seguramente se te dificultará el ingreso.

“No es lo mismo comprar una casa cuando se es joven que cuando se va a retirar, las necesidades son muy distintas”, apunta el especialista. Rampas, elevadores, barandales y que la propiedad esté cerca de clínicas y consultorios médicos son necesidades que tendrás cuando llegue esta etapa, pero en las cuales necesitas comenzar a pensar desde ahora.

Analiza cuáles son los servicios y lugares que te gustaría y que vas a necesitar usar, tales como supermercados, cines, plazas comerciales y restaurantes y escoge una ubicación cercana a éstos. El clima también es una condición muy importante, sobre todo cuando se llega a edades avanzadas. Por ejemplo, para una persona artrítica un clima muy húmedo le será dañino debido a que esto favorece que se le entuman las articulaciones, así que estás personas deberán alejarse de lugares lluviosos. Por supuesto, esto depende de tu historial médico, pero es necesario contemplar estos aspectos desde el momento de la compra.

Como en todas las decisiones financieras, una de las recomendaciones más importantes es la de comparar entre varias opciones y analizar todas estas variables.

No sólo hay que anticiparte en el caso de que quieras comprar, sino también si piensas quedarte donde estás viviendo ahora. Es necesario que empieces a considerar que seguramente tendrás que hacerle adecuaciones para cuando seas mayor, pues estas adaptaciones tengan un gasto significativo. Según este ejercicio 37% ha tenido que desembolsar entre 20 mil y 50 mil pesos para realizar estos cambios.

https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1307429.ya-penso-en-su-retiro.html

El cantante en activo más veterano del mundo amplía su récord con cada concierto que da, como el de este martes en Madrid.

Defiende su permanencia en los escenarios a los 92 años: “De los mayores es de quienes más se aprende”.

Le saca dos años a Tony Bennett, que ya tenía números 1 antes de la llegada del rock ‘n’ roll, y otros tantos a Chuck Berry, que fue el que más o menos lo inventó. Charles Aznavour (1924) es el cantante en activo más longevo del mundo y, a sus 92 años, cada concierto que da supone un nuevo récord. El próximo hito será en Madrid este martes, dos años años después de su última visita y en el mismo escenario, el ahora llamado Wizink Center.

El autor de La Bohème y Venecia sin ti es un hombre enjuto y jovial que tampoco le da demasiada importancia a nada. Empezando por su longevidad. “No lloro por mi juventud perdida”, afirma encogiéndose de hombros. “Prefiero reírme a añorar la juventud”.

Por eso tampoco quiere ponerse una fecha de retirada. “No tengo un límite, así que ya veremos. Todo es posible. Si no puedo andar, me subo en un carrito de esos para movilidad reducida. Si no me acuerdo de la letra, me siento con una mesa y un cuaderno. No voy a ser el primero en ponerlo en práctica: Vinícius de Moraes lo hacía, y muy bien, además”.

Tampoco quiere hablar de secretos ni de fórmulas para la longevidad. “Siempre estoy de buen humor. Acepto la vida tal y como sucede. Y vivo el día a día con facilidad, sin plantearme nada con el futuro. No me quejo de la edad que tengo y me entiendo bien con todas las generaciones”, formula como si fuesen proverbios aprendidos de sus ancestros armenios.

Lo de convocar a públicos de diferentes edades es algo que lleva con especial orgullo.”Debería gustarle a todos los artistas y estos deberían ser capaces de lograrlo. Es un error monumental enfocarse sólo a un público de la misma edad que uno. De los ancianos es de quienes más se aprende. Por eso los jóvenes tienen que estar ahí: hay que aprender a dejar cosas de lado, pero no todo”. Y también presume de pertenecer a una cultura que respeta a la gente mayor: “En Europa hay una línea que separa a los países que dejan de lado a los ancianos de los otros que los integran, los respetan y las jóvenes generaciones cuidan de ellos”.

Cuando se le preguntan por los males del mundo, responde rápido. “Me inquieta la falta de humanidad que veo en la gente“, dice desplomando las cejas. “No tiene ningún sentido que todos estemos en el mismo planeta y la gente se mate por historias de dioses que, en el fondo, son el mismo. Antes la gente se peleaba por un trozo de tierra y ahora… por cualquier cosa”. Él, francés de origen armenio con conexiones turcas, georgianas y rusas, lo tiene claro: “El problema es que se ignora a las otras culturas, aunque siempre se ha aprendido tantísimo de las culturas diferentes. Hay que felicitarse por estos contactos, no ignorarlos”.

Él, que ha escrito sobre el genocidio armenio, el Holocausto y hasta los accidentes de tráfico -“también he escrito sobre muchas tonterías”, puntualiza-, ¿podría mezclar los dos grandes temas de la Historia de la música, el romance y lo social? “No tengo el talento para ello. No se debe mezclar la política con el amor“, responde. Pero hay cosas que suceden, como el ascenso del Frente Nacional en Francia o la crisis de los refugiados, que le invitan a escribir. “Podrían inspirarme una canción. Sería una manera de poner el foco sobre algo importante para que no se olvide eso que es importante. Yo escribo sobre todos los temas y no tengo tabús”, asiente. Aunque, claro, lo prioritario en su repertorio es el amor, aunque él no esté del todo de acuerdo: “Yo creo que sólo un 12% de mis canciones son de amor-amor. Aunque en un porcentaje elevadísimo de ellas el amor esté de algún u otro modo”.

“Hay autores de canciones”, explica, “que van siempre por el camino trillado. Ellos no son los que hacen que las cosas avancen. Y me da igual que se trate de rock o clásica. Porque sólo hay dos tipos de música: la buena y la mala”.

Las mujeres mayores que permanecen muchas horas sentadas, y cuya actividad física diaria es menor de 40 minutos, tienen los telómeros más cortos que las que realizan ejercicio, lo que acelera su envejecimiento.
Las células de las mujeres ancianas que permanecen sentadas más de diez horas cada día, con una actividad física diaria moderada o vigorosa de menos de 40 minutos, son ocho años mayores biológicamente en comparación con las de mujeres menos sedentarias, según ha revelado una investigación realizada por expertos de la Facultad de Medicina de la Universidad de California, en San Diego (Estados Unidos), y que se ha publicado en American Journal of Epidemiology.
Los telómeros se reducen progresivamente a medida que las células envejecen, pero el estilo de vida y factores como el tabaquismo o la obesidad, pueden aumentar la velocidad a la que se acortan

Los investigadores observaron que los telómeros –estructuras situadas en los extremo de los cromosomas, que los protegen, y cuyo acortamiento se asocia con el envejecimiento– de las ancianas sedentarias eran más cortos. Aunque está comprobado que los telómeros se reducen progresivamente a medida que cumplimos años y las células envejecen, el estilo de vida y factores como el tabaquismo o la obesidad, pueden aumentar la velocidad a la que se acortan, lo que además se relaciona con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, y otras patologías como diabetes o cáncer.

En el estudio participaron alrededor de 1.500 mujeres, con edades comprendidas entre los 64 y los 95 años, que habían sido incluidas en otro ensayo nacional y longitudinal –denominado Iniciativa de Salud de la Mujer (WHI)–, que analizaba las causas que desencadenaban patologías crónicas en mujeres posmenopáusicas. Estas mujeres respondieron a cuestionarios y llevaron un acelerómetro en su cadera derecha siete días consecutivos, con el objetivo de registrar todos sus movimientos diarios.

La edad cronológica no coincide siempre con la edad biológica, tal y como explica Aladdin Shadyab, autor principal del trabajo, que añade que los resultados de la investigación mostraron que aquellas mujeres que permanecían más tiempo sentadas no presentaban una menor longitud de sus telómeros cuando compensaban esta conducta practicando ejercicio al menos durante 30 minutos cada día, por lo que la actividad física debe ser un hábito que forme parte de nuestra vida cotidiana a medida que envejecemos, e independientemente de lo mayores que seamos.

http://www.webconsultas.com/noticias/tercera-edad/no-hacer-ejercicio-acelera-el-envejecimiento-en-las-mujeres

Una forma clásica de evaluar la felicidad es preguntar a las personas qué tan satisfechas están con su vida o cómo de felices se sienten con su vida en general. No obstante, esta técnica no está libre de sesgos, ya que, por ejemplo, tendemos a recordar mejor aquello que coincide con nuestro estado de ánimo actual.

Un grupo de investigadores del departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) se propuso evaluar otros aspectos de la felicidad, cuantificando la cantidad de tiempo que las personas pasan sintiéndose bien y mal a lo largo del día.

“De este modo logramos identificar que ambas medidas de bienestar están asociadas con la reducción de la mortalidad. Sin embargo, el trabajo nos permite argumentar que las emociones positivas que experimentamos a lo largo del día están más relacionadas con una mayor longevidad que la satisfacción general con nuestras vidas”, asegura Natalia Martín, autora principal del trabajo, a Sinc.

Tendencia más marcada en personas sin depresión

Los resultados, publicados en la revista Frontiers in Psychology, están basados en 4.753 entrevistas realizadas a personas de todas las comunidades autónomas de España. Estas, además de contestar a una pregunta general de satisfacción con la vida, completaron un cuestionario en el que debieron reconstruir las actividades realizadas a lo largo del día anterior y describir las emociones experimentadas durante su realización. Al cabo de tres años, los investigadores identificaron cuáles de estas personas habían fallecido.

Los investigadores también observaron que la relación entre sentir emociones positivas y reducir la probabilidad de morirse es aún más fuerte en personas que no padecen depresión.

“Estudios previos ya habían indicado que la presencia de depresión se relaciona con bajos niveles de emociones positivas y con una mayor mortalidad. Lo que sugiere nuestro trabajo es que, aunque las personas deprimidas experimenten emociones positivas en su día a día, esto no está asociado con la reducción de su probabilidad de morir, como sí ocurre en el resto de la población”, asegura Natalia Martín.

“Estos resultados ponen de manifiesto la importancia de alentar a las personas a realizar algún tipo de ejercicio, o a participar en actividades sociales que les permitan aumentar las emociones positivas, y por ende, les ayude a vivir durante más tiempo”, concluye la investigadora.

http://salud.ideal.es/actualidad/2070-peque%C3%B1as-dosis-de-felicidad-diaria-favorecen-la-longevidad.html

El 15 de septiembre del año 2000 el biólogo Steven Austand y el demógrafo S. Jay Olshansky hicieron una apuesta que ha cobrado cierta fama entre los científicos. Cada uno de ellos apostó 150 dólares, que depositaron en un fondo de inversiones, acerca de si en el año 2150 seguiría viva alguna persona que hubiera nacido ese año en el que estaban. Austand creía que sí, y de hecho todo había surgido a raíz de un artículo en el que afirmaba que la primera persona que viviría 150 años probablemente había nacido ya. Olshansky, en cambio, pensaba que el límite de la longevidad humana estaba en los 130 años. Ellos no esperaban que el ganador pudiera cobrar su recompensa, pero sus herederos sí podrán hacerlo, y se calcula que para entonces el valor de la inversión de la cantidad inicial sea de varios millones de dólares.

La publicación hace unos meses en la revista ‘Nature’ de un estudio demográfico que situaba el límite de la longevidad humana en torno a los 115 años parecería darle la razón a Olshansky y minar por tanto las esperanzas de los herederos de Austand. Sin embargo, no conviene sacar conclusiones precipitadas de ese estudio, como hizo buena parte de la prensa durante los días siguientes a su publicación. Los autores del mismo, los genetistas Xiao Dong, Brandon Milholland y Jan Vijg, no afirman en ningún momento que ese límite sea absolutamente infranqueable (de hecho, ya ha sido superado en algunos casos), sino que sugieren que es el límite natural que cabe establecer dado el estado actual de la biotecnología. En un pasaje al final del artículo reconocen que ese límite podría ser traspasado en el futuro, aunque ello requeriría intervenciones radicales que serían muy difíciles de realizar con éxito dada la «miríada de variantes genéticas que determinan conjuntamente la duración de vida específica de una especie». En el mismo número de ‘Nature’ en el que se publica el citado estudio, Olshansky escribe un comentario, y subraya precisamente que el punto crucial es dilucidar en qué medida nuevos avances tecnocientíficos podrán conseguir extender más aún la duración de la vida humana. Él mantiene su pesimismo. Considera que si bien no hay límites impuestos por un programa genético que determine directamente el envejecimiento y la duración de la vida, sí que hay límites a esa duración debidos a otros programas genéticos que marcan la estrategia vital de nuestra especie (programas de desarrollo embrionario, crecimiento, maduración sexual, etc.). La dificultad principal para conseguir una extensión radical de la vida humana estaría en la necesidad de modificar algunos de estos programas. Austand, por su parte, también se ha reafirmado en su posición inicial. Está convencido de que esas dificultades podrán ser vencidas por la investigación futura y que ya se están realizando progresos significativos en ese camino.

Pero las noticias se suceden con sorprendente rapidez en este campo, que no en vano se ha convertido en uno de los más atención han despertado en los últimos años, ahora que la posibilidad de controlar el envejecimiento comienza a asentarse en bases científicas. A mediados del pasado diciembre, el equipo dirigido por Juan Carlos Izpisúa, investigador en el Laboratorio de Expresión Génica del Instituto Salk de Estudios Biológicos de California, publicó en la revista ‘Cell’ un artículo en el que se detalla cómo consiguieron rejuvenecer las células de la piel de unos ratones que padecían de envejecimiento prematuro (progeria). Lo hicieron mediante modificaciones epigenéticas que alteraron la expresión de cuatro genes. La reversión del envejecimiento mediante este procedimiento ya se había conseguido en células cultivadas en laboratorio. El equipo de Izpisúa lo logró en animales vivos y manteniendo además la identidad de las células, esto es, sin revertirlas al estado de células embrionarias.

No hay por el momento una explicación acabada de por qué envejecemos, aunque la tapa de esta caja negra parece empezar a ceder. España cuenta con excelentes investigadores en este ámbito, como Carlos López-Otín y María Blasco, por lo que se encuentra bien situada para contribuir a estos avances. Resulta cada vez más evidente que las causas del envejecimiento son diversas y complejas. Pero si éste obedece a mecanismos biológicos contingentes y flexibles, por variados que sean, su control es posible en principio, y con él, la prolongación sustancial de la vida. Así lo creen, desde luego, los de Google cuando han financiado la creación en 2013, con el posterior apoyo del MIT y de la Universidad de Harvard, de la empresa Calico, dedicada a la investigación acerca del envejecimiento y de las enfermedades asociadas, con el objetivo explícito de conseguir la prolongación de la vida. Hay un enorme potencial de negocio si los éxitos previstos se confirman. Quizás no todos estemos dispuestos a llegar al extremo de desear la inmortalidad, caso de que fuera posible, pero pocos rechazarían un buen puñado más de años de vida disfrutados con salud.

Son enormes los problemas sociales, políticos, económicos y filosóficos que suscitaría una extensión radical de la vida. ¿Quiénes tendrán acceso a estas tecnologías? ¿Qué repercusiones tendría sobre el mercado laboral, el sistema de pensiones, la creatividad cultural, la superpoblación del planeta, el agotamiento de sus recursos? ¿Cómo cambiarían las relaciones familiares y de pareja? ¿Desearíamos mantener la misma profesión, los mismos hobbies, los mismos objetivos vitales o los mismos amigos todo el tiempo, durante dos centenares de años o más? Y si no lo hacemos, ¿cómo se resentiría la identidad personal a través de cambios tan profundos? Nada sabemos con seguridad de todo esto, pero no debe extrañar que haya quienes, tanto en la filosofía como en la ciencia, se hayan puesto ya a pensar sobre ello. Será sin duda un tema de importante discusión en las próximas décadas.

http://www.diariosur.es/opinion/201701/14/podra-controlarse-envejecimiento-20170114002333-v.html

La casa de los  abuelos siempre es un buen lugar donde ir…

Muchas veces los abuelos están encargados del cuidado de sus nietos ya que la inserción de la mujer al mercado laboral o los problemas económicos hacen que sean requeridos por sus hijos para ello. La ventaja es que no se sienten responsables de la educación de los niños, pero sí de disfrutarlos.

Los abuelos tienen ventajas en esta relación: están involucrados y comprometidos con el desarrollo de sus hijos y nietos, y pueden vivir muchos de sus logros, pueden proporcionar un apoyo, aliento y compañerismo a la familia y pueden ser mejor abuelo de lo que quizás se fue como padre, debido a sus años de experiencia, además de ser un referente para toda la familia.

También los nietos pueden tener sus ventajas en esta  reciprocidad, las cuales suelen incluir: desarrollar actitudes positivas hacia los mayores, aprender acerca de los orígenes, cultura, y costumbres o tradiciones de su familia y desarrollar habilidades para enfrentar la vida y otras actividades para el ocio.

Por lo tanto, es interesante rescatar la figura del abuelo como un elemento que puede llegar a ser  integrador en las familias actuales. Ver compartir una misma escena entre abuelos y nietos en el medio del paisaje hace reflexionar de la importancia de los lazos familiares, aún en la versión posmoderna en la que estamos insertos.

Abuelos de adolescentes

Ahora bien, ser abuelo de un adolescente es muy diferente que serlo de un niño pequeño. Los nietos púberes pueden a veces presentar alguna resistencia. Y los abuelos son especialmente importantes en este momento de la vida. Pueden ayudarlos a tratar con los padres, y algunas veces pueden funcionar como un amortiguador en los cotidianos conflictos familiares.

El pequeño niño se ha convertido en un adolescente, cargando con permanentes cambios en su cuerpo, identidad y con nuevos y poderosos sentimientos. Su mente está ahora focalizada en sí mismo y su mundo de pares, y su familia puede algunas veces tomar un lugar secundario antes de ser importante nuevamente. La madre y el padre ya no son la máxima autoridad, ahora parecen ser vistos como opresores “que no entienden” y ponen límites en su comportamiento.

De ese modo los abuelos pueden resultar invalorables para ayudar y sostener el trato de los adolescentes con sus padres durante esta difícil transición de la vida.

Si bien es importante incluirse en su mundo lo más enteramente posible, es también necesario mantenerse en su lugar. De esta manera, los jóvenes encontrarán seguridad y bienestar con sus abuelos porque pueden ofrecerles un lugar seguro donde refugiarse dentro de su mundo adolescente.

Ser buen abuelo… ¿Una tarea insalubre?

Es necesario tener claro que hay que cuidar a los  nietos sólo cuando se desee, o sienta que es necesario y no tenga grandes o mayores inconvenientes. Elegir cuidarlos es una buena opción y, fundamentalmente, es importante disfrutar con los nietos sin olvidar que gran parte de su rol es divertirse junto a ellos. Por eso, es importante que se tome un buen tiempo de estar juntos y construir así una maravillosa y duradera relación

Ser abuelo a veces puede ser una tarea insalubre, pero es interesante plantear la función NEUTRALque posee. Si bien deben preocuparse por sus nietos, no son responsables de ellos.  Gran parte de su rol es estar con sus nietos, estar para formar una estable y duradera relación, amarlos tal cual son y no  por lo que piensa que ellos deberían ser. Y si bien  es importante entrar en su mundo lo más enteramente posible, es también importante mantenerse en su lugar porque  los nietos  necesitan la  experiencia y los valores de sus abuelos, ser uno  mismo, sin tatuajes ni piercings.

Ser abuelos hoy es un gran desafío, es la posibilidad de ayudar  a los nietos sin la presión que se tenía con los hijos, con la mayor libertad, pero enmarcada en  la sabiduría que tienen nuestros mayores.

Todos fuimos niños y recordaremos, seguramente,  algún abuelo propio o ajeno que nos inundó de alegrías nuestra infancia.

La casa de los abuelos siempre es un buen lugar donde ir o al menos debería serlo. Un fin de semana en lo de los abuelos significa que mamá y papá pueden alejarse sin peligros a la vista. Estar con los nietos  permitirá mantenerse joven, saludable y vital…  y un poquito cansado.

http://www.rosarioplus.com/opinion/Ser-abuelos-hoy-20161102-0041.html

Redes sociales