Tweeter buttonFacebook button
Home Artí­culos de opinión

El Día Mundial de la Enfermedad de Alzheimer, que se celebra este miércoles, transmite dos mensajes claros acerca de la enfermedad: la importancia de su diagnóstico precoz y los ensayos con anticuerpos monoclonales para reducir su avance. Por el momento “queda mucho por hacer si somos realistas”, como advierte la coordinadora del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN), quien también reivindica una estrategia nacional de la que España carece y que aportaría homogeneidad en los tratamientos. Pero “procurar ser felices” también contribuiría a prevenir el deterioro cognitivo asociado a la patología, según ha corroborado la ciencia médica a partir de las observaciones clínicas.

¿Por qué es tan relevante el diagnóstico precoz del alzhéimer?

El diagnóstico precoz es importante por varios motivos. En primer lugar, porque el conocimiento de una patología crónica implica una toma de decisiones que, si se efectúa en fases iniciales, se puede realizar por parte del enfermo y dejarlas muy claras con vista al futuro.

Por otro lado, la posibilidad de implementar terapias verdaderamente modificadoras del curso natural de la enfermedad, solo será factible en fases iniciales y para su obtención se han de realizar ensayos clínicos en dichas fases.

Mientras que esos fármacos lleguen, la llamada prevención primaria y secundaria han de realizarse en fases preclínicas y prodrómicas [momento que precede a la enfermedad], para poder retrasar el “momento demencia”, nuevo punto a favor del diagnóstico precoz.

Hay quien preconiza de forma nihilista (y esta es una opinión personal) que diagnosticar una enfermedad “incurable” a día de hoy es algo inútil y solo conlleva sufrimiento desde el punto de vista personal. Sin embargo, los estudios nos avalan que realizarlo de forma precoz es más positivo que negativo.

La prevalencia de la enfermedad aumenta conforme envejece la población…

Cada día se realizan mas diagnósticos precoces a edades más tempranas por lo que las cifras de incidencia se incrementan, incrementándose de manera global las cifras de prevalencia, no solo por el hecho de envejecer.

¿Cuáles son los factores de riesgo que predisponen o incluso inducen a una persona a padecer la enfermedad?

Se ha relacionado la propensión a la aflicción con una aceleración del deterioro cognitivo. Enfermedades mentales como la depresión se han asociado a una mayor atrofia (pérdida de neuronas) en una región del cerebro denominada hipocampo (la “puerta de entrada de las memorias”) y otras regiones cerebrales. Por tanto, el mensaje sería procurar ser un poco más felices cada día.

Pero, ¿qué puede hacer el ciudadano para prevenirla?

Combatir los factores de riesgo y encontrar factores protectores como los estilos de vida que, enumerados, son, entre otros: la actividad física y social, la prevención del riesgo cardiovascular, la toma de suplementos dietéticos y nutricionales, la acción de los fármacos antiinflamatorios no esteroideos, las estatinas y colesterol.

En cuanto a los fármacos antiinflamatorios no esteroideos,  su interés se centra en un primer estudio que se hizo con indometacina para tratar enfermos de alzhéimer. Le han seguido multitud de ellos, que intentan avalar su eficacia mientras se mantiene un tratamiento durante un período de tiempo de al menos dos años. Sin embargo, el beneficio no se ha llegado a constatar (estudios con naproxeno o celecoxib) y, en cambio, los efectos adversos derivados de los mismos fueron protagonistas.

En cuanto a las estatinas y el colesterol, se considera que las primeras pueden tener efectos protectores contra la demencia. Son tratamientos efectivos para la hipercolesterolemia, un factor de riesgo posible para la demencia vascular y la Enfermedad de Alzheimer. Se asocia a la aterosclerosis, que supone un problema de las arterias y que da lugar a problemas de circulación cerebral. Aclaremos, en todo caso, que no se trata de un tratamiento curativo pero que reduciría el riesgo de desarrollar una demencia o retrasaría su aparición.

También debemos preguntarnos sobre la eficacia de la hormonoterapia sustitutiva. Muchos estudios han resultado contradictorios en mujeres con la enfermedad que habían recibido terapia hormonal sustitutiva. Así que las conclusiones son que podría tener un efecto protector siempre y cuando se hubiera iniciado este tratamiento hormonal diez años o más antes del desarrollo de la demencia y considerando cada caso y los efectos secundarios derivados de la hormonoterapia.

Y, por último, debemos fomentar la reserva motivacional: hay que procurar ser felices.

¿Por qué persiste su infradiagnóstico en España?

Se infradiagnostica a nivel global, no solo en España, por varios motivos. Por un lado, desinterés de los facultativos a falta de tratamientos verdaderamente modificadores del curso de la enfermedad, a día de hoy, y culpar a la edad como la responsable de todo.

Por otro lado, en ocasiones, es la propia familia, que la en pacientes ancianos, atribuye a la edad muchos síntomas que son francamente diagnósticos de una demencia tipo alzhéimer.

La capacidad de acceso al especialista en memoria, en muchas ocasiones es compleja, en nuestro sistema público y eso dificulta mucho el acceso a pruebas complementarias y a diagnósticos de aproximación más veraces.

¿Es muy diferente España a los países de su entorno en lo que atañe a la expresión e incidencia de la enfermedad, y, en ese caso, por qué razón?

No es tan diferente a otros países. No debemos creer que en España las cosas se hacen peor. Lo que es más complejo en España, ante la ausencia de un Plan Nacional, es el acceso, por igual, de todos los pacientes a los mismos protocolos de estudios y a los mismos tratamientos en fase experimental, en forma de ensayo.

Desde el grupo de Neurologia de La Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN) vamos a luchar por conseguir esa estrategia nacional, que supone implementar una serie de medidas económicas, por parte de los gobiernos, para garantizar la atención integral y en situación de equidad de todos los pacientes con demencia a lo largo de todo el territorio español. Queda mucho camino por recorrer.

¿Qué tratamiento resulta, hoy, más prometedor?

La prevención y las terapias modificadoras del curso de la enfermedad. De las segundas destacan los anticuerpos monoclonales. En el verano de 2012, Biogen comenzó con el ensayo  clínico Prime, con  166 pacientes con Enfermedad de Alzheimer leve o prodrómica.

En diciembre de 2014, la compañía anunció su decisión de empezar un ensayo fase tres. Ahora,  desde el 31 agosto del 2016 se han publicado sus resultados en Nature, mostrando un beneficio funcional en los pacientes reclutados hasta ahora, en dos test cognitivos empleados. A su vez, la tasa de complicaciones medidas en resonancia magnética (denominadas ARIA-E) fue baja y transitoria.  Se han incluido un total 1350 pacientes, y se espera concluirlo en 2022, incluyendo otros 1350 pacientes más.

¿Qué mecanismo de acción posee el medicamento probado?

Es un anticuerpo monoclonal que reduce la carga amiloide de una forma segura, lo que ha supuesto el continuar con el reclutamiento de pacientes , y se esperan más resultados a 2017.

De momento, como con todos los anticuerpos monoclonales que han fracasado o que están por obtener resultados (por ejemplo solanezumab, a finales del 2016), debemos ser cautos con los resultados y esperar a la finalización del ensayo para obtener conclusiones más sólidas y consistentes.

http://www.redaccionmedica.com/secciones/neurologia/-la-felicidad-previene-el-alzheimer–1759

El 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación, una fecha para concienciar sobre la importancia de comer bien para mantenerse sano.

Algunos de los efectos que el paso de los años deja en nuestro cuerpo pueden prevenirse o mejorar con una cesta de la compra adecuada y unos hábitos saludables en los fogones. Los expertos coinciden en señalar que el aumento de determinados alimentos y la supresión de otros pueden contribuir a una vejez con mayor calidad de vida y a prevenir algunas enfermedades. En Cataluña, según la Encuesta de salud de 2015 elaborada por la Generalitat, un 83 % de la población considera que tiene una salud buena, muy buena o excelente, cifra que disminuye con los años, puesto que en el grupo de edad de setenta y cinco años o más esta percepción desciende hasta el 48,7 %. El 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación, una fecha para concienciar sobre la importancia de comer bien.

El nutricionista y profesor de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC Àlex Vidal explica que muchos procesos característicos de la gente mayor, como por ejemplo la diabetes, la pérdida de masa muscular o los problemas del sistema circulatorio se producen precisamente «por haber llevado una incorrecta alimentación y unos malos hábitos alimentarios». Por su parte, Anna Bach, profesora del máster de Nutrición y salud de la UOC, asegura que adecuar la alimentación cotidiana y activar el cuerpo pueden ser un «gran remedio» tanto para mejorar el estado de salud como para mantenerlo bien en esta etapa.

El envejecimiento comporta unas consecuencias que afectan a la dieta y la manera como la gente mayor se alimenta. Laura Esquius, bióloga, nutricionista y profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC, señala que los problemas dentales pueden provocar que no se consuman algunos alimentos. «Al mismo tiempo la gente mayor acostumbra a compensar la disminución del sentido del gusto con más azúcar y sal en la dieta», explica. En cuanto a las alteraciones que sufre la gente mayor en la sensación de sed, pueden producir deshidratación en verano y las alteraciones en la vista y el olfato, cambio de la percepción de los alimentos. Todo ello conduce a algunos déficits: «Debido a la dificultad en la masticación y a las alteraciones del sistema digestivo, puede haber carencias de calcio, vitamina D, vitamina B12, hierro y ácido fólico», asegura Esquius.

Menos azúcares y más verduras

Los expertos listan una serie de alimentos que la gente mayor debería borrar de su lista de la compra y, por el contrario, otro grupo de productos de los que habría que aumentar el consumo por los beneficios que les pueden reportar. Anna Bach señala que los que tienen que eliminar son el consumo frecuente de bebidas gaseosas, azúcares, alimentos procesados y platos con exceso de sal, además de moderar el consumo de alcohol y café. «El abuso del alcohol colabora en la pérdida de calcio y da lugar a la pérdida de masa ósea», afirma Bach. Por su parte, Esquius añade: «Hay que evitar el consumo de alimentos procesados, alimentos ricos en sal y bebidas azucaradas». Otra recomendación es evitar bollería y alimentos que hagan aumentar de peso. Según la Encuesta de salud de Cataluña de 2015, un 70,8 % de la población entre sesenta y cinco y setenta y cuatro años tiene exceso de peso.

Al otro lado de la balanza, entre los alimentos que hay que ingerir más a menudo durante la vejez, están las verduras, las frutas, los cereales integrales, las legumbres, el pescado, los lácteos y los frutos secos. Bach apunta que las frutas, hortalizas y verduras «ayudan a prevenir problemas de salud como por ejemplo el cáncer, la diabetes, la hipertensión, el colesterol, la osteoporosis o el estreñimiento». «Las verduras, las frutas y las hortalizas —añade Vidal— nos ayudan a conseguir una correcta hidratación, puesto que son muy ricas en agua, y a controlar el sobrepeso y la obesidad gracias a su bajo contenido calórico». La profesora Anna Bach recomienda el aceite de oliva y la ingesta de lácteos «por su contenido en calcio y zinc». «Los ácidos grasos omega 3 (DHA) de las nueces, las almendras, el aceite de oliva y el pescado azul tienen acciones beneficiosas sobre el sistema nervioso central y ayudan a prevenir las alteraciones de la función cognitiva y a mejorar esta función», añade Bach.

Mucha agua y cocina al vapor       

En cuanto a los hábitos alimentarios, Esquius aconseja consumir agua de forma regular, usar condimentos que no sean la sal, utilizar «técnicas culinarias que conserven el gusto y las propiedades nutritivas de los alimentos, como al horno o al vapor» y masticar bien los alimentos. Bach aconseja repartir bien las comidas, con al menos tres horas de diferencia entre ellas, y dimensionar bien las raciones. La profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud asegura que mucha gente mayor sigue el patrón de la dieta mediterránea y cuida de manera apropiada su alimentación: «España tiene una de las esperanzas de vida más altas del mundo y, en realidad, muchas encuestas coinciden en que la dieta de la gente mayor en España es más equilibrada que la del resto de la población».

http://www.sietesemanal.com/opinion/14951.php

Entre el optimismo y la realidad -«Se ha avanzado mucho, pero queda muchísimo por hacer»-, Marta Serrano, neuróloga y coordinadora de la Unidad de Ictus de La Rioja, defiende que el servicio ha dado a «los riojanos acceso al mejor tratamiento global demostrado».

Es una epidemia global y un problema sociosanitario de primera magnitud en todo el mundo.

¿Tiene que ver con los nuevos hábitos de vida, el estrés, el envejecimiento de la población…?

Tiene que ver mucho con el envejecimiento de la población, pero también con los hábitos de vida. Por lo general es gente mayor, el 75% de los pacientes que sufren un ictus son personas mayores de 65 años. No obstante, esto no quiere decir que no lo pueda sufrir la gente joven y de hecho hay un dato alarmante, en las dos últimas décadas se ha visto como la incidencia del ictus ha aumentado hasta un 25% entre la gente joven, de 20 a 64 años.

¿Hay factores de riesgo modificables?

Efectivamente, hay factores de riesgo no modificables, como algunas enfermedades genéticas, que son muy poco frecuentes, la edad o el sexo; pero hay otros que sí, como la hipertensión arterial, el principal, y la obesidad, la diabetes, el tabaquismo, la hipercolesterolemia, el síndrome de apneas obstructivas del sueño, las cardiopatías embolígenas…

¿Hay alertas a vigilar?
Lo primero para estar alerta es que todos seamos conscientes de que cualquiera de nosotros y en cualquier momento podemos sufrir un ictus, independientemente de la edad que tengamos y de que hayamos desarrollado una forma de vida absolutamente plena hasta ese momento. Es una enfermedad que aparece de una forma muy aguda y cualquiera estamos expuestos a padecerla en cualquier momento. Conocer esto es fundamental y, a partir de ahí, los síntomas de alarma son la aparición de un cuadro clínico brusco, súbito en muchas ocasiones, y en el que lo más frecuente es la pérdida de fuerza en la cara, que se manifiesta como una desviación de la comisura bucal, debilidad en el brazo o en la pierna, trastorno sensitivo, con entumecimiento o adormecimiento en la mitad del cuerpo, pérdida de visión en uno o los dos ojos, vértigo intenso de aparición muy aguda con inestabilidad y dificultades para pronunciar, expresarse y que te comprendan.

¿Cómo se debe actuar?
Hay que ponerse en contacto inmediatamente con emergencias a través del 112. Jamás hay que esperar a ver si se pasan los síntomas porque incluso las formas transitorias que existen pueden ser heraldos de posibles eventos posteriores que pueden ser de una mayor gravedad.

¿Cómo ha variado la situación en La Rioja con la Unidad de Ictus?
Ahora los riojanos tienen acceso al mejor tratamiento global demostrado para el ictus agudo, que es estar ingresado en una unidad de ictus. Y, además, nos ha permitido ir avanzando y poder administrar más tratamientos específicos, lo que se ha traducido en una reducción de la mortalidad durante los primeros días, también se reducen las complicaciones, sobre todo las infecciosas, en la fase aguda del ictus y a la vez se ha comprobado que disminuye la discapacidad a los tres meses.

ENTREVISTA. Paloma González, presidenta de la Sociedad Aragonesa de Geriatría y Gerontología

La jefa de la sección de Geriatría del hospital San José de Teruel, Paloma González, acaba de ser nombrada presidenta de la Sociedad Aragonesa de Geriatría y Gerontología. Asegura que la colaboración entre servicios sanitarios y sociales, entre los diferentes niveles asistenciales y con las instituciones son fundamentales para poder ofrecer a los ancianos la atención que necesitan.

– Acaba de ser nombrada presidenta de la Sociedad Aragonesa de Geriatría, ¿cuál es el papel de esta organización?

– La riqueza de la Sociedad reside en su interdisciplinariedad. En esta nueva Junta hay especialistas de Geriatría de Huesca, Zaragoza y Teruel y hay representantes de otras profesiones relacionadas con la atención al anciano como terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, enfermeras, trabajadores sociales,… La red de atención al anciano tiene que ser integral y has de contar no solo con los médicos sino también con otros profesionales que atienden al anciano y que son necesarios para que esté perfectamente en la esfera física y también, psíquica y social.

¿Cuáles son las líneas en las que quiere trabajar?

– Las líneas de trabajo que queremos seguir es ser una sociedad científica que sea representativa de todas las disciplinas que la conforman, no solamente de los médicos. Le hemos pedido a los socios que sean participativos y hasta el momento no podemos quejarnos de la respuesta. Luego, queremos constituirnos en referente en las cuestiones relacionados con la atención al anciano y a los enfermos crónicos dependientes para las organizaciones políticas, para los gestores sanitarios y sociales, para los compañeros de otras sociedades científicas y, por supuesto, para los enfermos y los cuidadores. Nos gustaría fomentar las relaciones con las instituciones y con los medios. Además, vamos a ser un poco reivindicativos para que haya unos servicios sanitarios y sociales de calidad dirigidos hacia las personas mayores y que sean accesibles y sean equitativos.

– ¿Cómo son estos servicios para los ancianos en Aragón?

– Ocurre también en otras partes de España, pero Aragón se caracteriza porque, según donde vivas, tienes acceso a unos servicios de atención geriátrica o no porque la red de atención sanitaria y social al anciano no tiene una distribución homogénea.

– ¿Esto afecta bastante a la provincia de Teruel por la dispersión geográfica?

– La provincia de Teruel tiene dos sectores sanitarios el de Teruel y el de Alcañiz. La dotación de servicios sanitarios en lo que se refiere a la atención a la población geriátrica en Teruel es muy buena y, sin embargo, en Alcañiz es deficitaria porque no hay ahora mismo ningún especialista en Geriatría en el hospital de Alcañiz. Si necesitan una atención especializada tienen que venir hasta Teruel, con el gravamen que eso supone para los pacientes y para sus familias. Y con una población envejecida como en el resto de la provincia.

– Ha recordado la necesidad una atención integral para estos pacientes. ¿Hay suficiente conexión entre los distintos especialistas y con la atención primaria?

– Ese es uno de los temas que queremos trabajar mucho. Realmente, tenemos problemas de comunicación y en la época en la que vivimos parece mentira que teniendo acceso a las nuevas tecnologías tengamos esta dificultad. En nuestro sector en Teruel es menos problemático porque nos conocemos todos y nos podemos llama,r pero en otros sectores u otras poblaciones como Zaragoza es más difícil acceder a otros compañeros o al médico, en el caso de los pacientes y los familiares. Hay que trabajar en ese sentido. Favorecer la comunicación entre profesionales sanitarios, favorecer la comunicación con servicios sociales y, por su supuesto, favorecer la comunicación con el paciente: con el anciano y con sus cuidadores.

– Aragón tiene una población muy envejecida pero ¿cómo es su salud y la calidad de vida?

– Es bastante buena. Soy madrileña y siempre digo que he venido al lugar ideal para envejecer. El estado de salud es bastante bueno. Vivir en un ambiente sano, comer: “Como Dios manda”, que dicen los pacientes, y estar alejados de algunos estresores de las ciudades favorece un envejecimiento de calidad. Hay muchos ancianos que envejecen con salud que son los que se mantienen más activos y tienen más redes sociales. La actividad física y las redes sociales son fundamentales.

– Pero en aquellos ancianos con problemas sí que hay distintas patologías y es necesaria la coordinación.

– Para los ancianos que envejecen con menos calidad, los enfermos crónicos complejos, es especialmente importante la coordinación. El anciano sano o el enfermo crónico estable está muy bien atendido por su médico de cabecera y la ventaja de la red de atención primaria es que llega a todas partes. Sin embargo, la red de atención especializada está en un sitio y los pacientes han de llegar a nosotros. La base para este tipo de pacientes ha de ser atención primaria, nosotros habríamos de figurar como colaboradores de los compañeros de primaria. La ventaja que tiene contar con un servicio de Geriatría es que puedes actuar como integrador de las diferentes especialidades. En vez de enviar al paciente crónico pluripatológico complejo al cardiólogo, al digestólogo, al internista, al traumatólogo, etc, lo que haces es enviarlo al geriatra que hace una visión integral de todos los problemas, ajusta la medicación, lo alivia muchas veces de polifarmacia y una vez que lo orienta lo vuelve a remitir al médico de primaria, que es el que hace el seguimiento y el control. La comunicación es imprescindible porque si no nos comunicamos lo que hacemos es marear a los pacientes, duplicar o triplicar exploraciones complementarias, duplicar tratamientos,… Eso tiene consecuencias muy negativas. Los integradores de la atención a este tipo de pacientes habrían de ser atención primaria y geriatría.

– ¿Qué tal es la relación con los servicios sociales?

– Nosotros tenemos muy buena relación con los servicios sociales que está facilitada porque nuestra trabajadora social ha trabajando anteriormente en el IASS y es una persona experimentada y sabe muy bien cómo funcionan los circuitos. Por otra parte, nosotros somos accesibles a los servidos sociales y de hecho estamos trabajando en colaboración con la residencia Javalambre. Una de las geriatras que trabaja en el hospital San José acude dos días a la semana a la residencia Javalambre. Además, el servicio de farmacia de esta residencia y de las residencias que tienen concierto con el IASS dependen de la farmacia hospitalaria, hasta el punto de que una de nuestras farmacéuticas se ubica en la residencia Javalambre. Estamos trabajando en unos proyectos muy interesantes para disminuir las interacciones y ajustar la prescripción farmacológica de los ancianos institucionalizados, que son ancianos muy complejos. Es una cuestión compleja que creo que dará sus frutos y será referente en la Comunidad y a nivel nacional.

– ¿Encuentran pacientes que valoran que tienen que estar en una residencia y que haya dificultades para tener estos recursos?

– Sí, Hay dificultades porque los recursos en el fondo siempre son insuficientes. En Teruel, en general, las familias son cuidadoras y son muy buenas cuidadoras. Pero hay pacientes que son muy difíciles de cuidar y pacientes que realmente tienen necesidades sociales que no se pueden cubrir, a veces sin familia. Los casos de viudedad sin hijos son casos en los que a veces hay que actuar de una manera urgente y en ese sentido es fundamental la colaboración con los servicios sociales.

http://www.diariodeteruel.es/noticia/71471/tiene-que-haber-servicios-sanitarios-y-sociales-para-mayores-accesibles-a-todos

0 1379

Extracto de la conferencia realizada el pasado 25/2/2016, en las III Jornadas de gestión de servicios para las personas mayores, realizadas en Logroño.

El objetivo ha sido presentar una prueba piloto a realizar en centros gerontológicos para poder gestionar la felicidad de las personas mayores.

  • ¿Qué es? ¿Qué entendemos por Felicidad?
  • ¿Por qué debemos gestionar la felicidad?
  • ¿Cómo debeos hacer un modelo de gestión de la felicidad en una residencia?
  • Algunas referencias encontradas.

¿Qué es la Felicidad?

Es una sensación/emoción de alegría, de placer, de sosiego, …, que puede ser puntual o permanente, pero:

  • Tiene una intensidad determinada (se puede medir).
  • Variable con el tiempo.

Causas que provocan la felicidad:

Internas.- Equilibrio personal y capacidad de gestionar la negatividad. >>> felicidad mas permanente.
Externas.- Sucesos tangibles e identificables >>> felicidad efímera.

Pero no hay un acuerdo unánime en su definición, las diferentes aproximaciones que hemos encontrado son:

  • Satisfacción con la vida.
  • Felicidad es igual a bienestar, y ligado al concepto de motivación.
  • Calidad de vida vinculado a estándares prefijados en el mundo occidental.
  • Vinculado a la esperanza de vida y al estado de la salud de la persona.
  • Clima laboral, compañerismo y desarrollo de habilidades.
  • La felicidad como algo que se gestiona desde el interior de la persona.
  • Felicidad es amor, la calidez de nuestras relaciones es el garante de nuestra felicidad y saludo (Harvard, 1963).

¿Qué es la felicidad en la Gente Mayor?

Un estudio de la Universidad de Granada (2014), obtiene las siguientes conclusiones:

  • La felicidad se logra por el apoyo de amigos y familia, y en el disfrute de las actividades diarias.
  • La felicidad es estable en el tiempo, quién ha sido feliz siempre, de mayor probablemente también lo será.
  • En la medición de la felicidad, poca gente supera el 8 o baja del 5.
  • La felicidad es modificable, podemos “construirla”.
  • Aspectos que afectan directamente a la felicidad de la persona mayor:

– Balance afectivo y satisfacción general con su vida.
– Se sienten capaces de realizar tareas cotidianas.
– Tener amigos y familiares para convivir y compartir
– Salud.

¿Por qué gestionar la Felicidad?

Las razones pueden ser diversas:

  • Dar un nuevo paso en la Atención Centrada en la Persona (ACP), que provocará un retoque en las prioridades en la actividad diaria de un centro.
  • Aumentar la productividad de la organización/residencia, que a la vez provocará un aumento del Beneficio económico, ya que incidiremos en temas de motivación, clima laboral, creatividad, …
  • Mejora de la satisfacción personal
  • Por que “siento” que lo debo hacer

¿Cómo gestionar la felicidad?

Previamente a la construcción del modelo deberíamos determinar:

  • El grado de formalización del proceso.
  • El grado de participación de trabajadores, familias y residentes
  • Las áreas de trabajo, que más afectan a la felicidad de la gente mayor:

– Convivencia con profesionales y familiares
– Espacios físicos.
– Actividades dirigidas y no dirigidas a gente mayor.

Plan de trabajo:

  • Diagnóstico inicial organización trabajadores, residentes y familiares: clima laboral, conflictos, compañerismo,…..
  • Test inicial de felicidad y seguimiento tanto trabajadores, familiares y gente mayor.
  • Establecer condiciones de felicidad con trabajadores.- 4 reuniones:
  • Concienciación de la importancia de la felicidad de los trabajadores, como previo a la felicidad residentes.
  • Listado condiciones que provocan la felicidad.
  • Priorización condiciones de la felicidad
  • Acuerdos empresa – trabajador, con timing de cumplimiento.

Establecer condiciones de felicidad residentes:

  • Crear comisiones de trabajo: profesionales sociosanitarios, familias y residentes, en los diferentes áreas de trabajo: convivencia, espacios físicos y actividades
  • Cada comisión de trabajo debe crear:
    • Listado aspectos principales.
    • Listado de prioridades y timing de cumplimiento.
  • Crear Objetivos e Indicadores de medición
  • Desarrollar protocolos y registros de trabajo (1)
  • Test inicial de felicidad y seguimiento tanto trabajadores, familiares y gente mayor.

(1) Aspectos a tener presente en los diferentes áreas de trabajo (convivencia, espacios físicos y actividades):

  • ACP, es una filosofía de trabajo que encaja perfectamente como instrumento para la mejorar de la felicidad en una residencia, y afecta a las tres áreas de trabajo.
  • “Las buenas prácticas” de los cuidadores y profesionales sociosanitarios, es una buena manera de canalizar las pautas de convivencia con los residentes.
  • Espacios físicos, hay que tener presente aspectos como la orientación, luz, decoración, …
  • Actividades.- Hay que pensar en encontrar momentos con cada uno de los residentes, con actividades muy muy cotidianas.

¿Qué vamos encontrando sobre la felicidad?

  • Instituto de la felicidad de la Coca Cola: http://www.institutodelafelicidad.com/
  • A nivel estatal, en Venezuela (primera etapa Presidente Maduro) y Emiratos Árabes, creación ministerios de felicidad
  • Índice de felicidad nacional, caso Buttan.
  • Google, la palabra felicidad, genera 57 millones de entradas.
  • Charlas en Ted.com:

    https://www.ted.com/speakers/matthieu_ricard
    http://www.ted.com/talks/robert_waldinger_what_makes_a_good_life_lessons_from_the_longest_study_on_happiness

Jordi Vilajosana

Emprendedor y profesor de universidad

 

0 2819

Es difícil expresar que ocurre cuando la amistad y el cariño se entrecruzan, con la vida diaria de un paciente,  algunos dirán es empatía no más.

En base a este término creo sería ridículo pensar solo se trata de eso (empatía).

Cuando día a día te encuentras con el cariño, y aquéllas muestras de afecto no puede tratarse solamente de empatía,  en lo personal ocurren con mis pacientes,  y hoy me limitó a esta historia.

Cada día que regreso de un descanso,  es curioso como mi voz,  (nasal estridente)  para mis compañeras,  genera el encontrarnos, el observarme con alegría reflejada en sus ojos se trata de una paciente en especial,  una de tantas señoras qué atiendo a diario en un centro geriátrico su historia de vida es especial, no porque sea más interesante sus patologías o vivencias en su vida,  simplemente los cambios que he apreciado a lo largo de este tiempo la convierte en alguien especial.

A partir del momento en que me presentaron a mis pacientes,  me infunde de una curiosidad enorme de conocer más sobre esta, dama en particular,  creo que fueron todas las cosas que me contaron las personas que la conocen,  lo que comentan generalmente…  Es como si necesitara verte cada día…

Un diagnóstico erróneo, una mala evaluación médica,  poco o quizás nada de interés en ocasiones se encuentra uno en estos centros geriátricos.

En un principio me fue difícil lograr el acercamiento con ella,  siempre tan llena de ira,  y parecía estar tan llena de ira,  que no deseaba que nadie la tocará.

En lo personal no me di por vencida,  intente como en otras ocasiones hacer mi trabajo, con humanidad y no con la indiferencia de algunos compañeros,  es común escuchar  decir que si Tengo alguna forma especial de tratar a este tipo de pacientes (combativos)  yo simplemente me limitó a mi trabajo.   Que debes ser humano y respetuoso.

En ocasiones el simple hecho de que hables o los escuches con atención y una sonrisa suaviza toda situación,

A quien me refiero en este momento no puede expresarse de forma verbal,  diagnosticada en un principio como Alzheimer y con un diagnóstico actual por su médico como micro infartos cerebral., y Época.,  Es curioso ver como todo con los años es Alzheimer.,  para muchas instituciones, como si fueran pequeños depósitos para colocar a cada anciano.   (Demencia senil, Alzheimer)  no todo es demencias y deterioro cognitivo en la tercera edad.

En la escuela de enfermeras te preparan para muchas cosas,  pero esta más enfocada al trato hospitalario,  el cuidado al adulto mayor queda en un papel secundario.

Hoy en día la geriatría como especialidad,  permite estar más cerca del anciano,  y hacer un seguimiento adecuado a lo largo de ésta etapa de la vida, lo importante es sentir que formas parte de la vida de todos tus pacientes,  de alguna manera el hecho de convivir a diario genera esa empatía tan especial.

En un principio era común saber que se negaba al aseo diario,  intente una ocasión pese a los golpes y mordeduras a mi persona. No tengo malos recuerdos,  siempre mantuve una actitud positiva, sorprendente me termine con la satisfacción de que acepta el baño tranquilamente,  igual que el contacto con el resto de la población geriátrica del centro.

El simple hecho de ingresar a mi turno laboral y saludarles.,  Genera un sin fin de reacciones, muchas se acercan para decirme sus reclamos del día,  otras más  me saludan con igual afecto,  el tratarles como seres humanos y no como un número y otro objeto más es la diferencia,  esa es la misión de cada uno de los que estamos a cargo de un adulto mayor.   No significa tratarlos como niños, son personas con una historia de vida y vivencias personales que tenemos que respetar y valorar.

Cuando ingrese a este centro geriátrico me percaté de algunos datos aterradores,  todo el personal es designado en forma general sin considerar su nivel o grado profesional, por qué?

Como enfermera me cuesta trabajo entender que algunos han hecho de los centros geriátricos un sitio de mala calidad y que la atención prestada es deficiente.

En México como la mayoría de los países en vías de desarrollo, la mayoría de los ancianos en los centros geriátricos, asilos casas de descanso .,  viven este problema el cual es ; No parece existir otra finalidad que el agrupamiento y reclusión,  acompañado de una  atención médica elemental,  es común ver las limitaciones psíquicas y físicas de la pasividad de igual forma la falta de motivación y preparación del personal que en algunos casos genera el maltrato.

Además de que la atención médica es básica y deficiente en la mayoría de los centros geriátricos,  los estados de depresión y demencias así como incontinencia a veces mal diagnosticados,  fármacos mal prescritos y pacientes descuidados,  sedados y asignados a sus habitaciones.

A lo largo de estos años que por situaciones del destino como yo le llamo.,  Me he involucrado de forma especial en el cuidado del anciano, hace falta que las enfermeras y cuidadoras reciban una educación adecuada,  es necesario contar con profesionales calificados así como,  controlar la prescripción de medicamentos y la evaluación médica correcta del adulto mayor.

Otros problemas más común de lo que cualquier persona se imagina.,

La mayoría de los centros geriátricos no clasifica de forma adecuada a su población,  el  ver personas que tratan de interactuar con sus compañeros la mayoría con demencias y trastornos propios de la edad, Genera estrés incluso depresión en el resto de los adultos mayores que no presentan este tipo de patologías.

Es importante la integración de un modelo asistencial adecuado., profesionalizar la atención y cuidado del adulto mayor.,  para brindarles un trato de seguridad, armonía.

Que no se límite a los cuidados asistenciales,  que el personal esté capacitado en forma adecuada en el aspecto humano, es importante causar empatía  amor y paciencia,  conocer como sus emociones y padecimientos pueden ser afectados y no sólo dedicarnos a la rutina diaria.

El hacer nuestra labor con una sonrisa marca la diferencia de tu trabajo. ..

M.A.  Velázquez.

Enfermera

En México se hacen llamados constantes de que no se vea al adulto mayor como una carga, sin embargo no existe ni la información adecuada para ofrecer una buena calidad de vida al adulto mayor ni un personal capacitado para el cuidado adecuado para la atención al adulto mayor. Es muy visible la manera en que nos enfocamos a la juventud por ser el futuro de México y en lemas de un México siempre joven. Me es un tanto preocupante la situación del adulto mayor puesto que la mentalidad mexicana es de mucho amor y al tener algún adulto mayor en nuestro hogar no queremos mal y decidimos tenerlo en nuestro hogar, lo cual no siempre es lo mejor, es decir tener a un adulto mayor requiere una atención especial, una preparación y una entrega, lo cual en una vida laboral y con familia no siempre logramos entregar lo que quisiéramos y podemos llegar a perder la paciencia y la motivación por lo que podríamos terminar maltratándolo sin querer. México necesita con urgencia una buena campaña para amar al adulto mayor, proporcionando capacitación para cuidadores estudiados y para los familiares cuidadores, también considero seria bueno incluir actividades donde se puedan incluir a los adultos mayores con sus familiares, hacer conciencia de que amar al adulto mayor no siempre tiene que ser tenerlo con nosotros hasta el final, aprender a que el también puede elegir donde se siente mejor y feliz.

Dolores Kantun Ochoa

Infogeriatri-k

0 1214

El concepto de muerte sigue siendo un tema tabú en nuestra sociedad, tratándola de negar u ocultar, viviendo de espaldas a ella. Es un acontecimiento inevitable que no podemos obviar, y como dijo el diplomático y escritor francés René de Chateaubriand, la muerte es más dura asumirla que padecerla.
En los centros de atención a personas mayores, hemos dedicado mucho tiempo y esfuerzo a realizar protocolos de acogida y adaptación de los usuarios, pero, ¿Cómo trabajamos el proceso de final de vida? Realmente ¿Estamos preparados para que los usuarios puedan vivir dignamente la etapa de final de vida?
Cuidar a una persona en situación de dependencia no es una tarea fácil, exige disponer de unas características personales que faciliten de entrada, una buena realización de las funciones y tareas asignadas. Requiere, no solo una buena capacitación técnica, sino poseer una actitud basada en el respeto de los derechos de la persona atendida realizando la labor asignada de la manera más humanizada posible, lo que se conoce como la ética del cuidar.
Basándonos en los Principios de la ética aplicados a las intervenciones gerontológicas, el principio de autonomía dicta a los profesionales de los centros de atención social a promover y respetar las decisiones de las personas usuarias. Implica reconocer el derecho de las personas mayores a tener y expresar sus propias opiniones, así como identificar y llevar a cabo intervenciones basadas en sus valores, creencias y proyectos de vida (Martínez, 2011).
Todo ello exige que nos replanteemos la forma de cuidar, teniendo en cuenta los proyectos de vida de los usuarios. Aun así, a día de hoy, seguimos hablando de la conspiración del silencio, definida como el acuerdo implícito o explícito, por parte de familiares, amigos y/o profesionales, de alterar la información que se le da al paciente con el fin de ocultarle el diagnóstico y/o pronóstico y/o gravedad de la situación. (Arranz P, Barbero J, Barreto P, Bayés R, 2003). La justificación que suelen dar los familiares para llevar a cabo la conspiración del silencio es la de no hacer sufrir al enfermo, protegerlo de información que creen que no va asimilar, sin darse cuenta que el paciente puede sentirse engañado y no comprendido aumentando su nivel de ansiedad ante los síntomas que se le presentan. Y los profesionales, suelen ejercer la conspiración del silencio debido a la dificultad de dar malas noticias, sin tener en cuenta que deben tener una actitud basada en el respeto a los derechos de la persona atendida, facilitando información veraz y acompañar al paciente en la toma de decisiones.
Una residencia es un espacio que sustituye el hogar, y los profesionales que trabajamos en ellas debemos crear espacios para permitir, facilitar y animar a las personas a que expresen que es para ellas “morir dignamente”. Una herramienta que podemos utilizar es el Plan Anticipado de Cuidados (PAC), definido como un modelo de atención enmarcado en el paradigma de la relación clínica deliberativa que incluye a la persona enferma y a su entorno a la toma de decisiones sobre los aspectos del proceso de enfermedad, que está avalado por la legislación con el reconocimiento del derecho de autonomía del paciente y contempla la esencia de los cuidados paliativos de atención integral al paciente. (Locan et al, 2010).
Debemos permitir a los usuarios morir en la residencia, en su hogar, dotándole de los medios necesarios para garantizar medidas de confort y el control de síntomas, así como permitir a los familiares que así lo deseen acompañarle en el proceso de final de vida. Ello exige la revisión de los protocolos de acompañamiento a la muerte, no sólo dando respuesta en casos de urgencia sin tener en cuenta los deseos del usuario y/o de sus familiares. Debemos facilitar la elaboración del plan anticipado de curas que nos permita dar respuesta a las necesidades emergentes, ofreciendo una atención de calidad. En resumen, curar a veces, aliviar con frecuencia, consolar siempre (S.XVIII).

Nuri Oliver Janó

Directora y Trabajadora Social Residència Vibentia Mullerat (Barcelona)

Hace unos años, estaba en la residencia a primera hora de la mañana, y previo a una reunión con todo el equipo, la directora estaba revisando los registros del centro, y me comenta:

      – “Según estos papeles, la Sra. XXXX, ha fallecido, lleva 30 días sin orinar, ni defecar, ….”, y me comenta con cierto desespero: “¿Qué tengo que hacer para que las auxiliares y enfermeras rellenen correctamente los registros?”.
– Mi contestación fue: “¿cuál es el objetivo real de los registros?, evitar la sanción de la inspección de asuntos sociales, sancionar o castigar a los trabajadores de la residencia por si no lo rellenan o es un elemento de gestión del centro.

La gestión por protocoles y registros en un centro gerontológico, en España, no es voluntaria, sino viene impuesto por ley, y puede suponer sanciones muy importantes, incluso su cierre. Por lo tanto los protocolos y registros puede ser visto como un instrumento coercitivo e impuesto al equipo sociosanitario de los centros, y que conlleve cierta desgana y si interés el tener que cumplir dichos requerimientos.

No entraremos en las razones por que la administración pública, obliga al cumplimiento de éste tipo de requerimientos, y que utilidad aporta al sector gerontológico, pero es evidente que su aplicación obedece a querer estandarizar un modelo de gestión gerontológico mínimo en todos los centros, públicos y privados, pero que está sujeto a los condicionantes económicos del presupuesto gubernamental y de nuestra sociedad en sí misma.

Si utilizamos los protocolos y registros como un instrumento de control y posteriormente sancionador, en nuestros centros, sea por que la administración pública nos lo requiere o porque es una manera de supervisar el trabajo del equipo, no maximizaremos su utilidad. Hay que evitar que se vea el registro como un elemento sancionador o de presión por parte de la dirección del centro, ya que el trabajador no lo utilizará plenamente para transmitir información y lo verá como instrumento que le puede causar más problemas que beneficios en su día a día, si además para cumplimentarlo, se le exige hacer deprisa y algunas veces fuera de su horario normal.

No es fácil, ya que llevamos muchos años gestionando nuestros centros, utilizando los protocolos y registros como elementos de presión al trabajador sociosanitario, pero la gran utilidad es utilizarlos como un elemento de gestión y un instrumento para conseguir mejorar el nivel de calidad y ofrecer el servicio más adecuado a los residentes.
Cuando los registros los convertimos en indicadores, seremos capaces de medir nuestra gestión y toda mejora se podrá cuantificar y comprobar, y sobre todo de premiar.

El reconocimiento del trabajo realizado de manera objetiva, aporta un plus de entusiasmo y mejora productiva muy interesante e importante.

Jordi Vilajosana
Emprendedor y profesor de universidad

https://jordivilajosana.wordpress.com/2015/10/28/la-aplicacion-de-protocolos-y-registros-en-una-residencia-gerontologica/

En 1990 la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 1 de octubre, el Día Internacional de las Personas Mayores, y lo hizo con la voluntad de concienciar a la sociedad sobre el estado en que se encuentran las personas mayores, y los desafíos a los que se debe afrontar. La finalidad principal de esta jornada es reivindicar el papel relevante de las personas mayores, reivindicando una imagen más positiva del envejecimiento.
El tema de la jornada de hoy es: “La sostenibilidad y la inclusión de las personas mayores en el entorno urbano”
Llevo vinculado al sector gerontológico unos más de 15 años, y en España el sector ha evolucionado mucho:
• Los centros asistenciales gerontológicos (residencias y centros de día).- Han mejorado muchísimo sus infraestructuras, más amplios, mejores instalaciones y prestaciones ofertadas.
• Los recursos humanos.- un aumento muy importante en cuanto al número de personal y su capacitación y especialización, donde las normativas y subvenciones ha ayudado.
• Cambio normativo importante, la aparición de la denominada ley de la Dependencia, ha dado coherencia al marco legislativo y un apoyo a las ayudas estatales a las personas mayores.
• Y los modelos de gestión han evolucionado desde una preocupación prioritaria por la comida y limpieza de los centros, a centrar en la persona mayor la gestión de los recursos asistenciales del centro. Se ha mejorado en asistencia sanitaria, …
Pero aún nos queda mucho camino por desarrollar, crece la conciencia que lo más importante es la persona mayor, su bienestar, su mejora de la calidad de vida, y que todo el trabajo se oriente hacia ello, tanto desde la dirección de centros, como el desarrollo del campo normativo o como de la voluntad política en invertir cada día más recursos en nuestro sector.
Pero es importante seguir transmitiendo a toda la sociedad la importancia de cuidar y proteger a las personas mayores, no solo por qué en su momento nos apoyaron cuando fuimos pequeños, por qué simplemente nos dieron la vida, por qué nunca nos han fallado, sino también por qué no podemos perder nuestros referentes, el respeto a las personas mayores, es el respeto a nuestra propia esencia, a nuestros fundamentos y sobre todo son nuestra guía para seguir creciendo como personas, dediquémosles una parte de nuestras vidas y estoy convencido que nos encontraremos muchísimo mejor.
Jordi Vilajosana
Emprendedor y profesor de universidad

Redes sociales