Home Artí­culos de opinión “Tiene que haber servicios sanitarios y sociales para mayores accesibles a todos”

ENTREVISTA. Paloma González, presidenta de la Sociedad Aragonesa de Geriatría y Gerontología

La jefa de la sección de Geriatría del hospital San José de Teruel, Paloma González, acaba de ser nombrada presidenta de la Sociedad Aragonesa de Geriatría y Gerontología. Asegura que la colaboración entre servicios sanitarios y sociales, entre los diferentes niveles asistenciales y con las instituciones son fundamentales para poder ofrecer a los ancianos la atención que necesitan.

– Acaba de ser nombrada presidenta de la Sociedad Aragonesa de Geriatría, ¿cuál es el papel de esta organización?

– La riqueza de la Sociedad reside en su interdisciplinariedad. En esta nueva Junta hay especialistas de Geriatría de Huesca, Zaragoza y Teruel y hay representantes de otras profesiones relacionadas con la atención al anciano como terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, enfermeras, trabajadores sociales,… La red de atención al anciano tiene que ser integral y has de contar no solo con los médicos sino también con otros profesionales que atienden al anciano y que son necesarios para que esté perfectamente en la esfera física y también, psíquica y social.

¿Cuáles son las líneas en las que quiere trabajar?

– Las líneas de trabajo que queremos seguir es ser una sociedad científica que sea representativa de todas las disciplinas que la conforman, no solamente de los médicos. Le hemos pedido a los socios que sean participativos y hasta el momento no podemos quejarnos de la respuesta. Luego, queremos constituirnos en referente en las cuestiones relacionados con la atención al anciano y a los enfermos crónicos dependientes para las organizaciones políticas, para los gestores sanitarios y sociales, para los compañeros de otras sociedades científicas y, por supuesto, para los enfermos y los cuidadores. Nos gustaría fomentar las relaciones con las instituciones y con los medios. Además, vamos a ser un poco reivindicativos para que haya unos servicios sanitarios y sociales de calidad dirigidos hacia las personas mayores y que sean accesibles y sean equitativos.

– ¿Cómo son estos servicios para los ancianos en Aragón?

– Ocurre también en otras partes de España, pero Aragón se caracteriza porque, según donde vivas, tienes acceso a unos servicios de atención geriátrica o no porque la red de atención sanitaria y social al anciano no tiene una distribución homogénea.

– ¿Esto afecta bastante a la provincia de Teruel por la dispersión geográfica?

– La provincia de Teruel tiene dos sectores sanitarios el de Teruel y el de Alcañiz. La dotación de servicios sanitarios en lo que se refiere a la atención a la población geriátrica en Teruel es muy buena y, sin embargo, en Alcañiz es deficitaria porque no hay ahora mismo ningún especialista en Geriatría en el hospital de Alcañiz. Si necesitan una atención especializada tienen que venir hasta Teruel, con el gravamen que eso supone para los pacientes y para sus familias. Y con una población envejecida como en el resto de la provincia.

– Ha recordado la necesidad una atención integral para estos pacientes. ¿Hay suficiente conexión entre los distintos especialistas y con la atención primaria?

– Ese es uno de los temas que queremos trabajar mucho. Realmente, tenemos problemas de comunicación y en la época en la que vivimos parece mentira que teniendo acceso a las nuevas tecnologías tengamos esta dificultad. En nuestro sector en Teruel es menos problemático porque nos conocemos todos y nos podemos llama,r pero en otros sectores u otras poblaciones como Zaragoza es más difícil acceder a otros compañeros o al médico, en el caso de los pacientes y los familiares. Hay que trabajar en ese sentido. Favorecer la comunicación entre profesionales sanitarios, favorecer la comunicación con servicios sociales y, por su supuesto, favorecer la comunicación con el paciente: con el anciano y con sus cuidadores.

– Aragón tiene una población muy envejecida pero ¿cómo es su salud y la calidad de vida?

– Es bastante buena. Soy madrileña y siempre digo que he venido al lugar ideal para envejecer. El estado de salud es bastante bueno. Vivir en un ambiente sano, comer: “Como Dios manda”, que dicen los pacientes, y estar alejados de algunos estresores de las ciudades favorece un envejecimiento de calidad. Hay muchos ancianos que envejecen con salud que son los que se mantienen más activos y tienen más redes sociales. La actividad física y las redes sociales son fundamentales.

– Pero en aquellos ancianos con problemas sí que hay distintas patologías y es necesaria la coordinación.

– Para los ancianos que envejecen con menos calidad, los enfermos crónicos complejos, es especialmente importante la coordinación. El anciano sano o el enfermo crónico estable está muy bien atendido por su médico de cabecera y la ventaja de la red de atención primaria es que llega a todas partes. Sin embargo, la red de atención especializada está en un sitio y los pacientes han de llegar a nosotros. La base para este tipo de pacientes ha de ser atención primaria, nosotros habríamos de figurar como colaboradores de los compañeros de primaria. La ventaja que tiene contar con un servicio de Geriatría es que puedes actuar como integrador de las diferentes especialidades. En vez de enviar al paciente crónico pluripatológico complejo al cardiólogo, al digestólogo, al internista, al traumatólogo, etc, lo que haces es enviarlo al geriatra que hace una visión integral de todos los problemas, ajusta la medicación, lo alivia muchas veces de polifarmacia y una vez que lo orienta lo vuelve a remitir al médico de primaria, que es el que hace el seguimiento y el control. La comunicación es imprescindible porque si no nos comunicamos lo que hacemos es marear a los pacientes, duplicar o triplicar exploraciones complementarias, duplicar tratamientos,… Eso tiene consecuencias muy negativas. Los integradores de la atención a este tipo de pacientes habrían de ser atención primaria y geriatría.

– ¿Qué tal es la relación con los servicios sociales?

– Nosotros tenemos muy buena relación con los servicios sociales que está facilitada porque nuestra trabajadora social ha trabajando anteriormente en el IASS y es una persona experimentada y sabe muy bien cómo funcionan los circuitos. Por otra parte, nosotros somos accesibles a los servidos sociales y de hecho estamos trabajando en colaboración con la residencia Javalambre. Una de las geriatras que trabaja en el hospital San José acude dos días a la semana a la residencia Javalambre. Además, el servicio de farmacia de esta residencia y de las residencias que tienen concierto con el IASS dependen de la farmacia hospitalaria, hasta el punto de que una de nuestras farmacéuticas se ubica en la residencia Javalambre. Estamos trabajando en unos proyectos muy interesantes para disminuir las interacciones y ajustar la prescripción farmacológica de los ancianos institucionalizados, que son ancianos muy complejos. Es una cuestión compleja que creo que dará sus frutos y será referente en la Comunidad y a nivel nacional.

– ¿Encuentran pacientes que valoran que tienen que estar en una residencia y que haya dificultades para tener estos recursos?

– Sí, Hay dificultades porque los recursos en el fondo siempre son insuficientes. En Teruel, en general, las familias son cuidadoras y son muy buenas cuidadoras. Pero hay pacientes que son muy difíciles de cuidar y pacientes que realmente tienen necesidades sociales que no se pueden cubrir, a veces sin familia. Los casos de viudedad sin hijos son casos en los que a veces hay que actuar de una manera urgente y en ese sentido es fundamental la colaboración con los servicios sociales.

http://www.diariodeteruel.es/noticia/71471/tiene-que-haber-servicios-sanitarios-y-sociales-para-mayores-accesibles-a-todos

Contacto

Nombre

E-mail

Asunto

captcha
Escribe el texto que aparece en la imagen

Mensaje