Tweeter buttonFacebook button
Home Tags Posts tagged with "felicidad"

Una forma clásica de evaluar la felicidad es preguntar a las personas qué tan satisfechas están con su vida o cómo de felices se sienten con su vida en general. No obstante, esta técnica no está libre de sesgos, ya que, por ejemplo, tendemos a recordar mejor aquello que coincide con nuestro estado de ánimo actual.

Un grupo de investigadores del departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) se propuso evaluar otros aspectos de la felicidad, cuantificando la cantidad de tiempo que las personas pasan sintiéndose bien y mal a lo largo del día.

“De este modo logramos identificar que ambas medidas de bienestar están asociadas con la reducción de la mortalidad. Sin embargo, el trabajo nos permite argumentar que las emociones positivas que experimentamos a lo largo del día están más relacionadas con una mayor longevidad que la satisfacción general con nuestras vidas”, asegura Natalia Martín, autora principal del trabajo, a Sinc.

Tendencia más marcada en personas sin depresión

Los resultados, publicados en la revista Frontiers in Psychology, están basados en 4.753 entrevistas realizadas a personas de todas las comunidades autónomas de España. Estas, además de contestar a una pregunta general de satisfacción con la vida, completaron un cuestionario en el que debieron reconstruir las actividades realizadas a lo largo del día anterior y describir las emociones experimentadas durante su realización. Al cabo de tres años, los investigadores identificaron cuáles de estas personas habían fallecido.

Los investigadores también observaron que la relación entre sentir emociones positivas y reducir la probabilidad de morirse es aún más fuerte en personas que no padecen depresión.

“Estudios previos ya habían indicado que la presencia de depresión se relaciona con bajos niveles de emociones positivas y con una mayor mortalidad. Lo que sugiere nuestro trabajo es que, aunque las personas deprimidas experimenten emociones positivas en su día a día, esto no está asociado con la reducción de su probabilidad de morir, como sí ocurre en el resto de la población”, asegura Natalia Martín.

“Estos resultados ponen de manifiesto la importancia de alentar a las personas a realizar algún tipo de ejercicio, o a participar en actividades sociales que les permitan aumentar las emociones positivas, y por ende, les ayude a vivir durante más tiempo”, concluye la investigadora.

http://salud.ideal.es/actualidad/2070-peque%C3%B1as-dosis-de-felicidad-diaria-favorecen-la-longevidad.html

0 872

Lo ideal es mantener nuestros pensamientos conectados al tiempo presente, así estaremos más enfocados con nuestro entorno y lo que nos rodea.

Mantenernos conectados en el presente, sin aferrarnos a nada, aceptando la no permanencia de las cosas y que todo cambia, nos ayudará a ser más felices, prácticos y positivos. Actualmente se sabe que nuestro entorno y estilos de vida pueden influir tanto en la expresión genética, como en el equilibrio entre la salud y enfermedad.

La meditación y las técnicas para el control del estrés son herramientas importantes que debemos saber utilizar, de esta manera mejoraremos nuestra salud mental, física y emocional.

Cada día tenemos aproximadamente 60 mil pensamientos y se presentan uno a la vez. Por lo general la gran mayoría de ellos se conectan con otros, vienen en cadena y suelen estar asociados con el pasado o el futuro. Los pensamientos vinculados al pasado suelen traer consigo sentimientos de tristeza y depresión, los vinculados al futuro suelen generar ansiedad y miedo. Lo ideal es mantener nuestros pensamientos conectados al tiempo presente, de esa manera, estaremos más enfocados con nuestro entorno y lo que nos rodea.

Es importante identificar qué tipo de pensamiento estamos teniendo, así seremos capaces de discernir y elegir qué pensar. Los pensamientos generan sentimientos, si me siento bien es porque estoy pensando bien.

La meditación reduce los dolores.
La meditación reduce los dolores. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Beneficios:

Mejora la función inmunológica y reduce la inflamación.
Mejora la respuesta al estrés.
Reduce las complicaciones cardiovasculares.
Preserva la integridad de ciertas zonas del cerebro al envejecer. Mejora la atención y la concentración, incrementa el grosor cortical cerebral y la sustancia gris relacionada con la memoria.
Mejora el autocontrol, brinda perspectiva. Desarrolla la inteligencia emocional y la empatía.
Reduce los dolores.
Mejora las relaciones sociales.
Alivia el estrés, la ansiedad y la depresión.
Aumenta la felicidad.

Tenemos que creer en nosotros mismos, muchas veces estamos cegados por el consumismo y la superficialidad, dejando que el ego gobierne nuestras acciones y pensamientos, hay que percatarnos que el poder, la curación y la solución a los problemas, muchas veces, están dentro de nosotros mismos. Las palabras, hechos y pensamientos tienen gran impacto en nuestras vidas y salud.

Hay diferentes prácticas para llegar a meditar, es más fácil de lo que se cree, todo empieza por concentrarse en la respiración.
Hay diferentes prácticas para llegar a meditar, es más fácil de lo que se cree, todo empieza por concentrarse en la respiración. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Consejos:

Ponerle punto final a los pensamientos, hábitos o acciones que nos molestan y perturban.
Ver el problema o el conflicto desde otra perspectiva, ser prácticos. El problema tiene múltiples formas de resolverse, no hay que encasillarnos.
Expresarnos con naturalidad y sinceridad, tal como somos, decir las cosas como son, con honestidad, sin juzgar a nadie ni pretender que otros piensen como nosotros. No podemos cambiar la forma de pensar de nadie, cada uno es como quiere ser.
Discernir o escoger qué tipo de pensamiento quiero pensar. Identificar lo negativo y analizarlo desde otra perspectiva, así se irán diluyendo y minimizándose.
Tomar decisiones en base al entendimiento de lo que está pasando, sin criticar.
Es importante adaptarse a distintas condiciones y ser tolerantes, no dejarse influenciar.
Poner nuestras cualidades al servicio de los demás nos engrandece como personas.

Hay diferentes prácticas para llegar a meditar, es más fácil de lo que se cree, todo empieza por concentrarse en la respiración, en un ambiente tranquilo (cuando recién se inicia la práctica, ya que el objetivo a largo plazo es llegar a meditar en cualquier lugar o circunstancia), puede hacerse con los ojos abiertos o cerrados y en una posición cómoda. ¡Es importante no desistir, siempre se puede estar mejor!

Médico geriatra

Médico cirujano, especialista en geriatría, con estudios en antienvejecimiento, medicina regenerativa y longevidad. Miembro de la Sociedad Peruana de Geriatría y de la Sociedad de Gerontología y Geriatría del Perú. Resident Trainee Member of The American Geriatrics Society.

http://vital.rpp.pe/expertos/meditacion-para-mas-felicidad-y-menos-estres-noticia-1023503

0 1067

Aprender a envejecer es la tarea que corresponde a todo ser humano, al igual que aceptar los cambios físicos que se experimentan a medida que transcurre el tiempo.   Mucho depende de cómo se mire o se supone que será nuestra vejez para que esta etapa se viva con plenitud o relegado en una habitación. Cuando se llega a ser un adulto mayor, en muchos casos se pasa a tener una reducida autonomía y autoconfianza, lo que puede llevar a tener una autoestima baja. Es necesario -señalan los especialistas- sentirse a gusto consigo mismo y con las personas que están a nuestro alrededor. Esto permitirá tener mejores relaciones y aceptar nuevos retos sin miedo a fracasar. El envejecimiento lleva asociados cambios físicos que implican un proceso de adaptación psicológica a la nueva imagen personal. En este sentido, no dejar de lado el cuidado del aspecto físico con el paso de los años refuerza la identidad y trabaja la autoestima, lo que incide de manera positiva en la salud y en la calidad de vida, tal y como indican los especialistas de Sanitas Mayores, organización española que ofrece servicios especializados para los adultos mayores. Prestar atención adecuada al aspecto físico potencia la autoestima y refuerza la identidad del mayor. Y es que, tal y como afirma el doctor David Curto, jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores: “Los cánones de belleza de la sociedad, muy ligados a la imagen de juventud, no ayudan a aceptar los cambios en la imagen producto de los años. Es fundamental no infravalorar la importancia de sentirse bien a todas las edades. Dedicar atención y tiempo al aspecto físico ayuda a verse mejor, a quererse más y a asumir mejor estos cambios”. Además, el cuidado de la imagen personal comprende tanto elementos de estética como hábitos de salud e higiene personal como la higiene bucal, la hidratación de la piel, la ducha diaria o el cuidado del cabello, que afectan de manera directa a la imagen personal. “La manera de vestir, el peinado o, en el caso de las mujeres, el maquillaje contribuyen a la imagen total, incluso pueden darnos pistas para interpretar el estado de ánimo”, apunta el doctor Curto. En este sentido, continuar dedicando tiempo a uno mismo a través del cuidado de la imagen personal mejora -además- la autoestima, refuerza la identidad, potencia la capacidad de observación y promueve la interacción social. “Es importante no abandonarse, quererse y aceptarse a cualquier edad y asumir con naturalidad el paso de los años. El continuar con el cuidado rutinario de la imagen ayuda a esa aceptación, lo que evita caer en la desgana y por tanto redunda en una mejor salud psíquica”, afirma el jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores. En el ámbito residencial se debe “facilitar a los profesionales, familiares y usuarios las estrategias y herramientas adecuadas para mejorar la idea que se tiene de uno mismo y la valoración que se hace de esta. Los recursos son amplios: desde un simple consejo a la hora de vestir hasta programas de actividad física, un taller de maquillaje o servicios de peluquería”, explica Curto. En el caso de aquellas personas en las que el autocuidado no es posible y precisan de la ayuda de otras para realizar las actividades de la vida diaria, los responsables de su atención directa -tanto familiares como profesionales- asumen un papel clave. En este punto, el cuidado de la imagen se realiza desde la perspectiva de ayudar a mantener, en la medida de lo posible, la autonomía de la persona. Respetar la privacidad y establecer rutinas para los hábitos de higiene diaria o para vestirse son otras dos pautas que ayudarán en esta labor. “Es importante no olvidar que la imagen es el primer reflejo físico de nuestra personalidad, por lo que es importante fomentar la autonomía de elección, incluso en personas dependientes. Por ejemplo, la ropa -uno de los elementos que más influyen en la imagen personal- expresa mucho acerca de la persona. Casi todos los pacientes con demencia tienen dificultades para vestirse; en este caso habría que incorporar a los necesarios criterios funcionales, criterios que también ayuden a estas personas a sentirse bien con su aspecto”, señala el doctor Curto. Potenciar la autonomía es fundamental en todas las etapas de la vida y más en la vejez. Cuando los familiares piensan que no somos capaces de realizar alguna actividad o de mejorar en algo, acaban dándonos más ayuda de la que necesitamos, haciéndonos más dependientes de lo que somos. “Las personas adultas mayores  no deben conformarse con ello, aunque al principio pueda ser cómoda esa situación, es totalmente perjudicial”. (I) La vejez, más que un problema, una oportunidad El fenómeno del crecimiento explosivo del colectivo social al que se ha dado en llamar la tercera edad promete colocarse al frente de las modas temáticas culturales en el transcurso de los 25 próximos años. Se trata de un fenómeno mundial y queda claro que no se circunscribe a los países desarrollados. En lugares como Brasil, México o China, ya se citan anticipos de un panorama demográfico que hace variar aceleradamente la llamada pirámide poblacional. En Argentina, el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (Celade) de la Cepal calcula que para 2050 los mayores de 60 años serán el 25,3% de la población. Este aumento se contrastará con la evolución del rango etario de 0 a 14 años, que será superado en número por los mayores de 60 a partir de 2035, según una publicación de La Nación. En Ecuador se aproximará al 10% de la población total, es decir, más de 4’000.000 de personas mayores de 65 años. Las razones de este fenómeno parecen obvias: una esperanza de vida en ascenso aliada con unos índices de natalidad cada vez más bajos. Hace años el tema ha abierto camino en los estudios sociales y económicos. Sin embargo, podemos afirmar que aún no se ha tomado conciencia exacta de la urgencia con la que debe ser encarado por los gobiernos, en respuesta a su real dimensión demográfica y, por lo tanto, sus efectos políticos, sociales y económicos. No se trata de la llegada de una catástrofe ni mucho menos, sin embargo, sí representa y requiere un profundo cambio en la forma de pensar la sociedad, la familia y la educación. Unas pocas pautas pueden ayudar a emitir criterios eficaces a la hora de investigar el tema y, sobre todo, tomar decisiones tanto a nivel de las empresas como del Gobierno. Existe la urgencia de encarar y resolver una situación que anteriormente nunca se había planteado en ninguna parte del mundo. Si bien ya se iniciaron investigaciones sobre la naturaleza y los cambios que implica este fenómeno de los hábitos de consumo y educación, y sobre la oferta de todo tipo de servicios inmateriales, aún resultan en extremo insuficientes. Es recomendable intentar definirlo con seriedad y profundidad para colocarlo en un contexto realista, luego poder diseñar una respuesta adecuada que redunde en un incremento del bienestar general. La sociedad en su conjunto debe tomar conciencia de que está en juego la asimilación oportuna de una segura situación, que si se encara con tiempo, prudencia y realismo, puede pasar de ser un problema a convertirse en una oportunidad. El adulto mayor debe dejar de aparecer en la sociedad meramente como un jubilado o un consumidor pasivo, para adoptar una función que permita aprovechar y disfrutar de su experiencia y sabiduría. Por otro lado, la capacidad de trabajo y de reflexión ya no se difumina cuando la persona transita su sexta década, sino más cerca de los 70-75 años. Todo lo contrario, esta es la edad de la reflexión y el consejo, de la invalorable transmisión de la sabiduría. La familia es tradicionalmente un factor importante para apoyar a las personas mayores y la buena disposición existe, pero lo que a menudo está ausente es el conjunto de ideas, prácticas, actividades manuales y deportivas que pueden contribuir a posicionar a la persona mayor en este rol de transmisión de su conocimiento, que conlleva una vida inmensamente feliz. (I)

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/palabra-mayor/17/mirar-el-envejecimiento-de-manera-positiva-permite-vivir-con-plenitud

La  UNIVERSITAT POLITÉCNICA DE CATALUNYA ha  firmado esta semana, en Logroño  un acuerdo con las instituciones GERONTORIOJA SLU Y GRUPO ELTEIS SLU para la implantación de un modelo pionero en Europa de gestión de la Felicidad en los centros gerontológicos.

Este convenio permitirá encuadrar y coordinar la actuación de Gerontorioja, Grupo Elteis y la UPC en asesoramiento, intercambio de información, realizaciones en los campos de investigación tecnología y formación para  el colectivo de centros gerontológicos de La Rioja.

En la firma del acuerdo estuvieron presentes Jordi Vilajosana Crusells, profesor de la UPC y promotor de este proyecto pionero, Gabriel Gimeno Llerena, Gerente de las empresas Gerontorioja y Grupo Elteis, además de Eva Martínez, directora del Centro de Día de Montcalvillo, primer centro en implantar el modelo de gestión de la Felicidad para centros de gerontología y al que pronto se sumará el Centro de día Gonzalo de Berceo de Logroño.

El Día Mundial de la Enfermedad de Alzheimer, que se celebra este miércoles, transmite dos mensajes claros acerca de la enfermedad: la importancia de su diagnóstico precoz y los ensayos con anticuerpos monoclonales para reducir su avance. Por el momento “queda mucho por hacer si somos realistas”, como advierte la coordinadora del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN), quien también reivindica una estrategia nacional de la que España carece y que aportaría homogeneidad en los tratamientos. Pero “procurar ser felices” también contribuiría a prevenir el deterioro cognitivo asociado a la patología, según ha corroborado la ciencia médica a partir de las observaciones clínicas.

¿Por qué es tan relevante el diagnóstico precoz del alzhéimer?

El diagnóstico precoz es importante por varios motivos. En primer lugar, porque el conocimiento de una patología crónica implica una toma de decisiones que, si se efectúa en fases iniciales, se puede realizar por parte del enfermo y dejarlas muy claras con vista al futuro.

Por otro lado, la posibilidad de implementar terapias verdaderamente modificadoras del curso natural de la enfermedad, solo será factible en fases iniciales y para su obtención se han de realizar ensayos clínicos en dichas fases.

Mientras que esos fármacos lleguen, la llamada prevención primaria y secundaria han de realizarse en fases preclínicas y prodrómicas [momento que precede a la enfermedad], para poder retrasar el “momento demencia”, nuevo punto a favor del diagnóstico precoz.

Hay quien preconiza de forma nihilista (y esta es una opinión personal) que diagnosticar una enfermedad “incurable” a día de hoy es algo inútil y solo conlleva sufrimiento desde el punto de vista personal. Sin embargo, los estudios nos avalan que realizarlo de forma precoz es más positivo que negativo.

La prevalencia de la enfermedad aumenta conforme envejece la población…

Cada día se realizan mas diagnósticos precoces a edades más tempranas por lo que las cifras de incidencia se incrementan, incrementándose de manera global las cifras de prevalencia, no solo por el hecho de envejecer.

¿Cuáles son los factores de riesgo que predisponen o incluso inducen a una persona a padecer la enfermedad?

Se ha relacionado la propensión a la aflicción con una aceleración del deterioro cognitivo. Enfermedades mentales como la depresión se han asociado a una mayor atrofia (pérdida de neuronas) en una región del cerebro denominada hipocampo (la “puerta de entrada de las memorias”) y otras regiones cerebrales. Por tanto, el mensaje sería procurar ser un poco más felices cada día.

Pero, ¿qué puede hacer el ciudadano para prevenirla?

Combatir los factores de riesgo y encontrar factores protectores como los estilos de vida que, enumerados, son, entre otros: la actividad física y social, la prevención del riesgo cardiovascular, la toma de suplementos dietéticos y nutricionales, la acción de los fármacos antiinflamatorios no esteroideos, las estatinas y colesterol.

En cuanto a los fármacos antiinflamatorios no esteroideos,  su interés se centra en un primer estudio que se hizo con indometacina para tratar enfermos de alzhéimer. Le han seguido multitud de ellos, que intentan avalar su eficacia mientras se mantiene un tratamiento durante un período de tiempo de al menos dos años. Sin embargo, el beneficio no se ha llegado a constatar (estudios con naproxeno o celecoxib) y, en cambio, los efectos adversos derivados de los mismos fueron protagonistas.

En cuanto a las estatinas y el colesterol, se considera que las primeras pueden tener efectos protectores contra la demencia. Son tratamientos efectivos para la hipercolesterolemia, un factor de riesgo posible para la demencia vascular y la Enfermedad de Alzheimer. Se asocia a la aterosclerosis, que supone un problema de las arterias y que da lugar a problemas de circulación cerebral. Aclaremos, en todo caso, que no se trata de un tratamiento curativo pero que reduciría el riesgo de desarrollar una demencia o retrasaría su aparición.

También debemos preguntarnos sobre la eficacia de la hormonoterapia sustitutiva. Muchos estudios han resultado contradictorios en mujeres con la enfermedad que habían recibido terapia hormonal sustitutiva. Así que las conclusiones son que podría tener un efecto protector siempre y cuando se hubiera iniciado este tratamiento hormonal diez años o más antes del desarrollo de la demencia y considerando cada caso y los efectos secundarios derivados de la hormonoterapia.

Y, por último, debemos fomentar la reserva motivacional: hay que procurar ser felices.

¿Por qué persiste su infradiagnóstico en España?

Se infradiagnostica a nivel global, no solo en España, por varios motivos. Por un lado, desinterés de los facultativos a falta de tratamientos verdaderamente modificadores del curso de la enfermedad, a día de hoy, y culpar a la edad como la responsable de todo.

Por otro lado, en ocasiones, es la propia familia, que la en pacientes ancianos, atribuye a la edad muchos síntomas que son francamente diagnósticos de una demencia tipo alzhéimer.

La capacidad de acceso al especialista en memoria, en muchas ocasiones es compleja, en nuestro sistema público y eso dificulta mucho el acceso a pruebas complementarias y a diagnósticos de aproximación más veraces.

¿Es muy diferente España a los países de su entorno en lo que atañe a la expresión e incidencia de la enfermedad, y, en ese caso, por qué razón?

No es tan diferente a otros países. No debemos creer que en España las cosas se hacen peor. Lo que es más complejo en España, ante la ausencia de un Plan Nacional, es el acceso, por igual, de todos los pacientes a los mismos protocolos de estudios y a los mismos tratamientos en fase experimental, en forma de ensayo.

Desde el grupo de Neurologia de La Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN) vamos a luchar por conseguir esa estrategia nacional, que supone implementar una serie de medidas económicas, por parte de los gobiernos, para garantizar la atención integral y en situación de equidad de todos los pacientes con demencia a lo largo de todo el territorio español. Queda mucho camino por recorrer.

¿Qué tratamiento resulta, hoy, más prometedor?

La prevención y las terapias modificadoras del curso de la enfermedad. De las segundas destacan los anticuerpos monoclonales. En el verano de 2012, Biogen comenzó con el ensayo  clínico Prime, con  166 pacientes con Enfermedad de Alzheimer leve o prodrómica.

En diciembre de 2014, la compañía anunció su decisión de empezar un ensayo fase tres. Ahora,  desde el 31 agosto del 2016 se han publicado sus resultados en Nature, mostrando un beneficio funcional en los pacientes reclutados hasta ahora, en dos test cognitivos empleados. A su vez, la tasa de complicaciones medidas en resonancia magnética (denominadas ARIA-E) fue baja y transitoria.  Se han incluido un total 1350 pacientes, y se espera concluirlo en 2022, incluyendo otros 1350 pacientes más.

¿Qué mecanismo de acción posee el medicamento probado?

Es un anticuerpo monoclonal que reduce la carga amiloide de una forma segura, lo que ha supuesto el continuar con el reclutamiento de pacientes , y se esperan más resultados a 2017.

De momento, como con todos los anticuerpos monoclonales que han fracasado o que están por obtener resultados (por ejemplo solanezumab, a finales del 2016), debemos ser cautos con los resultados y esperar a la finalización del ensayo para obtener conclusiones más sólidas y consistentes.

http://www.redaccionmedica.com/secciones/neurologia/-la-felicidad-previene-el-alzheimer–1759

Nada de lo que es importante se puede medir”, le hacía decir Antoine de Saint Exupéry al Principito. Si fuese verdad, medir la felicidad sería una misión imposible. Sin embargo, varios intentos se han hecho en las últimas décadas en el mundo y en Córdoba también se suman ensayos.

En enero de 2014, publicamos un informe sobre la primera localidad cordobesa que se propuso medir la felicidad de sus vecinos y conocer qué elementos favorecían ese estado. Ese pueblo era Laguna Larga (en el departamento Río Segundo), primero en el país que se movía sobre esa compleja arena movediza. Ahora, una segunda localidad fue en esa dirección: en Tránsito, de 3.200 habitantes (en el departamento San Justo), también se consultó a los vecinos con preguntas que jamás imaginaron que un encuestador les haría.

Un dato clave: los resultados fueron similares en ambas localidades, lo que confirma cierta lógica y coherencia de los trabajos. En Laguna Larga, el municipio organizó el relevamiento junto con una firma especializada. En Tránsito, una escuela tomó como base el enfoque y el criterio técnico de los primeros, entre otros antecedentes.

“Medición de la percepción de felicidad” se titula el detallado informe coordinado por Fabián Ceballos, docente de Comunicación (TIC) del Cenma de Tránsito. Tras definir el cuestionario y la muestra con criterio técnico, sus alumnos encararon la recolección de datos en el pueblo y juntos tabularon los resultados.

Veamos

Cuando a los vecinos se les pidió que definan en una palabra a la felicidad, sin ofrecer opciones, la respuesta más repetida, por lejos, fue “familia” (el 45 por ciento), seguida por “amor” (10). Tercero quedó “hijos” (9) y luego otras. En Laguna Larga, hace tres años, las dos primeras opciones fueron idénticas, pero con porcentajes más parejos; y en tercer lugar, aparecía “salud”. Más lejos quedaron conceptos como “amistad”, “dinero”, “trabajo”, “vacaciones” y otros.

Frente a la consulta de si es posible alcanzar la felicidad en la vida, 97 de cada 100 vecinos de Tránsito consideraron que sí. En Laguna Larga, había sido muy similar: 94.

Respecto de si incide el lugar donde uno vive, un alto 67 por ciento en Tránsito así lo reconoció, mientras que en Laguna Larga ese porcentaje era del 40.

También se indagó sobre la “autopercepción de felicidad”. En ese caso, nueve de cada 10 personas dijeron, en ambas localidades, ser “de alguna manera felices”. Los que se mostraron convencidos de no serlo alcanzaron alrededor del 10 por ciento.

Entre tantas similitudes, una diferencia salta. En Tránsito, la encuesta mostró una mayor percepción de felicidad entre mujeres que entre hombres, al revés que lo relevado en Laguna Larga. También hay matices en las edades: en la primera, se percibió que era más alta entre los adultos mayores, mientras que en la segunda se anotó entre los más jóvenes.

Vuelven las coincidencias: “En general, estar en pareja, profesar una religión y tener trabajo son tres dimensiones que se asocian, más que otras, positivamente a la percepción de felicidad”, refería una conclusión en Laguna Larga. En Tránsito se midió igual.

Esos tres factores parecen pesar más que los ingresos económicos. Ese es otro dato saliente: las conclusiones en ambas localidades muestran que el dinero incide menos en los niveles de satisfacción personal que aspectos como las relaciones familiares, la amistad y la salud.

El informe de Tránsito muestra, puntualmente, que entre los vecinos con ingresos más bajos, del 9 al 15 por cientos se perciben más bien infelices, y entre los de ingresos más altos ese porcentaje va del 14 al 29.

El interrogante, si se le da credibilidad a los relevamientos, es cuán distintos serían en otras ciudades cordobesas. ¿Habría conclusiones homogéneas o más condicionadas al lugar en que se vive? ¿Serían similares en Carlos Paz, Quilino, Leones o la Capital? Que sean dos, y no una, las que ensayaron una búsqueda al menos arrima un principio de respuesta.

Cuesta esquivar una duda clásica: si los encuestados tienden a responder lo que suponen que el encuestador quiere escuchar.

Cómo se hizo

Buscando respuestas. Ficha técnica de la encuesta realizada este año en Tránsito.

Localidad: Tránsito (departamento San Justo), de 3.185 habitantes (según censo nacional 2010).

Encuesta: personal, a mayores de 18 años, domiciliaria, estratificada en cuotas por sexo y edad.

215 casos como muestra probabilística (43 por ciento varones; 57 por ciento mujeres). Error estadístico estimado: +/-6%.

Trabajo de campo: realizado en junio de 2016.

Responsable: licenciado Fabián Ceballos, docente del Cenma 60.

En números

Los vecinos dicen. Algunos de los resultados de la encuesta realizada en Tránsito.

12 % dijo ser poco o nada feliz. Un 41 se autodeclaró “bastante feliz” y un 47 por ciento “muy feliz”. Mujeres, algo más felices que hombres.

38 % de los solteros o de viudos encuestados se calificaron como “muy felices”, frente a un 52 por ciento que dio esa repuesta y vive en pareja.

9 % de los vecinos con menores ingresos económicos se percibieron como “poco felices”. Entre los de mayores ingresos, se elevó al 14%.

http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/dos-pueblos-ya-midieron-su-nivel-de-felicidad

0 1051

Cada vez parece más claro que la nueva fiebre del oro no tiene que ver con hacerse millonario ni con encontrar la fuente de la eterna juventud. El tesoro más codiciado de nuestros tiempos es atesorar felicidad, un concepto abstracto, subjetivo y difícil de definir, pero que está en boca de todos. Incluso es materia de estudio en la prestigiosa Universidad de Harvard.

Durante varios años, algunos de los estudiantes de Psicología de esta universidad americana han sido un poco más felices, no solo por estudiar en una de las mejores facultades del mundo, sino porque, de hecho, han aprendido a través de una asignatura. Su profesor, el doctor israelí Tal Ben-Shahar, es experto en Psicología Positiva, una de las corrientes más extendidas y aceptadas en todo el mundo y que él mismo define como “la ciencia de la felicidad”. De hecho, sostiene que la alegría se puede aprender, del mismo modo que uno se instruye para esquiar o a jugar al golf: con técnica y práctica.

Aceptar la vida tal y como es te liberará del miedo al fracaso y de unas expectativas perfeccionistas

TAL BEN-SHAHAR, PROFESOR DE HARVARD

Con su superventas Being Happy y sus clases magistrales, los principios extraídos de los estudios de Tal Ben Shahar han dado la vuelta al mundo bajo el lema de “no tienes que ser perfecto para llevar una vida más rica y más feliz”. El secreto parece estar en aceptar la vida tal y como es, lo cual, según sus palabras, “te liberará del miedo al fracaso y de unas expectativas perfeccionistas”.

Aunque por su clase de Psicología del Liderazgo (Psychology on Leadership) han pasado más de 1.400 alumnos, aún así cabría hacerse la siguiente pregunta: ¿Alguna vez se tiene suficiente felicidad? «Es precisamente la expectativa de ser perfectamente felices lo que nos hace serlo menos”, explica.

Estos son sus seis consejos principales para sentirse afortunado y contento:

1. Perdone sus fracasos. Es más: ¡celébrelos! “Al igual que es inútil quejarse del efecto de la gravedad sobre la Tierra, es imposible tratar de vivir sin emociones negativas, ya que forman parte de la vida, y son tan naturales como la alegría, la felicidad y el bienestar. Aceptando las emociones negativas, conseguiremos abrirnos a disfrutar de la positividad y la alegría”, añade el experto. Se trata de darnos el derecho a ser humanos y de perdonarnos la debilidad. Ya en el año 1992, Mauger y sus colaboradores estudiaron los efectos del perdón, encontrando que los bajos niveles de este hacia uno mismo se relacionaban con la presencia de trastornos como la depresión, la ansiedad y la baja autoestima.

2. No dé lo bueno por hecho: agradézcalo. Cosas grandes y pequeñas. «Esa manía que tenemos de pensar que las cosas vienen dadas y siempre estarán ahí tiene poco de realista».

3. Haga deporte. Para que funcione no es necesario machacarse en el gimnasio o correr 10 kilómetros diarios. Basta con practicar un ejercicio suave comocaminar a paso rápido durante 30 minutos al día para que el cerebro secrete endorfinas, esas sustancias que nos hacen sentir drogados de felicidad, porque en realidad son unos opiáceos naturales que produce nuestro propio cerebro, que mitigan el dolor y causan placer, según detalla el entrenador de easyrunningy experto corredor Luis Javier González.

4. Simplifique, en el ocio y el trabajo. “Identifiquemos qué es lo verdaderamente importante, y concentrémonos en ello”, propone Tal Ben-Shahar. Ya se sabe que “quien mucho abarca, poco aprieta”, y por ello lo mejor es centrarse en algo y no intentarlo todo a la vez. Y no se refiere solo al trabajo, sino también al área personal y al tiempo de ocio: “Mejor apagar el teléfono y desconectar del trabajo esas dos o tres horas que se pasa con la familia”.

5. Aprenda a meditar. Este sencillo hábito combate el estrés. Miriam Subirana, doctora por la Universidad de Barcelona, escritora y profesora de meditación ymindfulness, asegura que “a largo plazo, la práctica continuada de ejercicios de meditación contribuye a afrontar mejor los baches de la vida, superar las crisis con mayor fortaleza interior y ser más nosotros mismos bajo cualquier circunstancia”. El profesor de Harvard añade que es también un momento idóneo para manejar nuestros pensamientos hacia el lado positivo, aunque no hay consenso en que el optimismo llegue a garantizar el éxito, sí le aportará un grato momento de paz.

6. Practique una nueva habilidad: la resiliencia. La felicidad depende de nuestro estado mental, no de la cuenta corriente. Concretamente, “nuestro nivel de dicha lo determinará aquello en lo que nos fijemos y en las atribuciones del éxito o el fracaso”. Esto se conoce como locus de control o ‘lugar en el que situamos la responsabilidad de los hechos’, un término descubierto y definido por el psicólogo Julian Rotter a mediados del siglo XX y muy investigado en torno al carácter de las personas: los pacientes depresivos atribuyen los fracasos a sí mismos, y el éxito, a situaciones externas a su persona; mientras que la gente positiva tiende a colgarse las medallas, y los problemas, “casi mejor que se los quede otro”. Sin embargo, así perdemos la percepción del fracaso como ‘oportunidad’, que tiene mucho que ver con la resiliencia, un concepto que se ha hecho muy popular con la crisis, y que viene prestado originariamente de la Física y de la Ingeniería, con el que se describe la capacidad de un material para recobrar su forma original después de someterse a una presión deformadora. «En las personas, la resiliencia trata de expresar la capacidad de un individuo para enfrentarse a circunstancias adversas, condiciones de vida difíciles, o situaciones potencialmente traumáticas, y recuperarse saliendo fortalecido y con más recursos”, afirma el médico psiquiatra Roberto Pereira, director de laEscuela Vasco-Navarra de Terapia Familiar.

http://elpais.com/elpais/2015/06/16/buenavida/1434480172_001091.html?id_externo_rsoc=TW_CM

0 924

Si hacerse viejo no es algo divertido, ¿por qué en las encuestas sobre bienestar sale que las personas mayores son más felices que los jóvenes? Las últimas investigaciones acerca de la felicidad, preguntándole a la gente sobre sus vidas en su totalidad, sus trabajos, familia, actividades sociales y otros aspectos, han empezado a mostrar algunos patrones interesantes.

Los nuevos datos publicados por la Oficina Nacional de Estadística británica (ONS) muestran que la gente mayor tiene a ser más feliz que los jóvenes. Pero si nos fijamos en los datos de la ONS más detenidamente, podemos observar patrones aún más interesantes.

Entre los 20 y los 40/50 años, la gente obtiene una puntuación inferior en los baremos para medir la felicidad en su conjunto. Sin embargo, una vez pasado el ecuador, se invierte la tendencia y la felicidad media va en aumento hasta que vuelve a descender una vez pasados los 70.

Este patrón de edad en el Reino Unido es similar a los obtenidos en otros países que gozan de un nivel de renta elevado, si bien en otras regiones la curva no se manifiesta de la misma manera. En los países ricos es visible en evaluaciones generales sobre el nivel de satisfacción en la vida y (en aumento durante la mediana edad) mediante informes sobre preocupaciones recientes o estrés.

También existe dentro de algunos ámbitos de la vida concretos: el nivel de satisfacción y la presión en el trabajo, son, respectivamente, los niveles más bajos y más altos durante el ecuador de nuestra vida. Esta curva en forma de U es muy parecida en hombres y en mujeres, aunque el diagrama muestra que las mujeres tienden a tener más preocupaciones que los hombres.

Image 20151030 16554 Lfnu0
Proporción de encuestados que contestó que habían experimentado un nivel alto de preocupación durante el día anterior, basado en datos de la encuesta de Gallup-Healthways Wellbeing Steptoe, Deaton and Stone, The Lancet

Las encuestas de este tipo nos dan resultados medios a partir de diferentes personas, por lo que no podemos generalizar y pensar que es algo común a todo el mundo. Los estudios longitudinales sobre la felicidad a lo largo de toda la vida todavía no se han podido llevar a cabo y las investigaciones no han podido determinar que una variable, la edad, tenga una relación causal con la otra, la felicidad.

Parece probable que la edad contribuya de alguna manera en los sentimientos positivos o negativos, pero el número de años desde el nacimiento no puede ser una influencia directa. De ahí que tengamos que buscar otros factores, posiblemente causales, que puedan cambiar con la edad.

Felicidad y el entorno

Es obvio que la felicidad se ve muy influenciada por factores externos y son muchos los estudios que han identificado varios factores que pueden contribuir a la relación entre felicidad y edad. Cuando los adultos llegan a la mediana edad, muchas veces se hacen con un trabajo extra y las responsabilidades familiares pueden verse afectadas por la inseguridad laboral y la incertidumbre sobre el futuro, así como el cuidado de los niños y los compromisos con los familiares mayores. Los conflictos entre los papeles asignados pueden llegar a ser demasiado y los ingresos pueden ser cada vez más ajustados para cubrir todas las necesidades.

Los estudios han encontrado que la gente necesita tener cierta influencia en lo que les ocurre y en lo que hacen para evitar la angustia. Son infelices cuando solo son una marioneta a manos de otras personas y de otras circunstancias mientras quieren tener la posibilidad de tomar las riendas para reducir la presión y mejorar su forma de disfrutar la vida. Pero la capacidad de poder influenciar tu entorno se puede ver afectada a la mitad de la vida por conflictos de intereses con otras personas y por los papeles que tenemos asignados cada uno. Puedes sentirte atrapado en tu situación.

LAS INVESTIGACIONES NO HAN PODIDO DETERMINAR QUE UNA VARIABLE, LA EDAD, TENGA UNA RELACIÓN CAUSAL CON LA OTRA, LA FELICIDAD.

Esto es lo que, junto con otros aspectos del entorno de una persona, puede abatir la felicidad durante la edad mediana. Entonces ¿qué es lo que la mejora después? En parte se debe a que la gente pasa a otras etapas de la vida donde la necesidad de tiempo y de dinero, la incertidumbre y otros aspectos negativos empiezan a ser menos. Cuando los niños ya han crecido, el trabajo y otras actividades se estabilizan y las personas que requieren de nuestros cuidados han fallecido, la felicidad media de las personas aumenta.

Influencias personales en la felicidad

FILTROS QUE PUEDEN AFECTAR A LA FELICIDAD
1 La comparación de la situación frente a la de otras personas
2 La comparación de la situación frente a lo que se esperaba
3 La comparación de la situación frente a lo que podría haber sido
4 Evaluar la tendencia hasta el momento
5 Predecir cómo puede evolucionar la situación
6 Evaluar la eficacia personal antes y después de esta situación
7 Reconocer lo novedoso o lo familiar de la situación
8 Valorar el atractivo del rol en el que estamos
9 Valorar el atractivo de nuestro entorno
10 Valorar el atractivo de nuestras tareas diarias

Fuente: Peter Warr: Happiness, and Unhappiness, 2007

Sin embargo los sentimientos no se ven solo influenciados por lo que te pase a ti:también dependen de tu manera de interpretar el mundo. La gente responde de forma diferente a muchos aspectos de su entorno, en parte debido a filtros mentales como los representados a continuación.

En relación a la frase número tres de la tabla, las comparaciones «hacia arriba» (en contra de alternativas que se suponen son mejores que tu situación) alimentan la infelicidad. Si bien es cierto que a veces pensar cómo las cosas podrían ser peor (haciendo comparaciones «hacia abajo») puede llevar a pensamientos más positivos.

Las comparaciones mentales normalmente incluyen otras personas, como en el ejemplo número uno de la tabla. Durante la veintena las comparaciones con otras personas «hacia arriba» son normales: compararse con el vecino o con los cuerpos de los famosos. Sin embargo, a mayor edad una menor necesidad de esfuerzo lleva a más comparaciones «hacia abajo». A medida que la gente pasa a la edad mediana, empiezan a mirar hacia atrás y a hacer comparaciones «hacia abajo» que pueden mejorar su felicidad.

Woman 591576 1920

Los procesos de adaptación mental son particularmente importantes para entender por qué la felicidad incrementa en los años posteriores. Estudios biológicos y psicológicos han demostrado cómo las respuestas a un estímulo son menores tras varias repeticiones. Esto significa que las condiciones desfavorables pasan a ser vistas con mayor optimismo con el paso del tiempo.

Para aquellos estímulos que son nuevos, la cognición (lo que piensas) y el afecto (cómo te sientes) tienden a estar estrechamente relacionados. Pero tras un periodo de adaptación pueden volver a separarse: puede que estés al tanto de lo que ocurre, pero tus sentimientos pasan a neutralizarse.

A medida que ciertas características y eventos en tu vida pasan a ser cada vez más familiares, tienden a generar emociones menos intensas, lo que puede que contribuya a un aumento gradual de la felicidad con los años. La combinación de estos tipos de factores, los cambios en lo que la vida nos trae y los cambios en la forma de interpretar dichos eventos, pueden darnos una explicación sobre el patrón en forma de U sobre la felicidad en relación con la edad.

The Conversation Peter Warr, Universidad de Sheffield
Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí.

0 1656

Extracto de la conferencia realizada el pasado 25/2/2016, en las III Jornadas de gestión de servicios para las personas mayores, realizadas en Logroño.

El objetivo ha sido presentar una prueba piloto a realizar en centros gerontológicos para poder gestionar la felicidad de las personas mayores.

  • ¿Qué es? ¿Qué entendemos por Felicidad?
  • ¿Por qué debemos gestionar la felicidad?
  • ¿Cómo debeos hacer un modelo de gestión de la felicidad en una residencia?
  • Algunas referencias encontradas.

¿Qué es la Felicidad?

Es una sensación/emoción de alegría, de placer, de sosiego, …, que puede ser puntual o permanente, pero:

  • Tiene una intensidad determinada (se puede medir).
  • Variable con el tiempo.

Causas que provocan la felicidad:

Internas.- Equilibrio personal y capacidad de gestionar la negatividad. >>> felicidad mas permanente.
Externas.- Sucesos tangibles e identificables >>> felicidad efímera.

Pero no hay un acuerdo unánime en su definición, las diferentes aproximaciones que hemos encontrado son:

  • Satisfacción con la vida.
  • Felicidad es igual a bienestar, y ligado al concepto de motivación.
  • Calidad de vida vinculado a estándares prefijados en el mundo occidental.
  • Vinculado a la esperanza de vida y al estado de la salud de la persona.
  • Clima laboral, compañerismo y desarrollo de habilidades.
  • La felicidad como algo que se gestiona desde el interior de la persona.
  • Felicidad es amor, la calidez de nuestras relaciones es el garante de nuestra felicidad y saludo (Harvard, 1963).

¿Qué es la felicidad en la Gente Mayor?

Un estudio de la Universidad de Granada (2014), obtiene las siguientes conclusiones:

  • La felicidad se logra por el apoyo de amigos y familia, y en el disfrute de las actividades diarias.
  • La felicidad es estable en el tiempo, quién ha sido feliz siempre, de mayor probablemente también lo será.
  • En la medición de la felicidad, poca gente supera el 8 o baja del 5.
  • La felicidad es modificable, podemos “construirla”.
  • Aspectos que afectan directamente a la felicidad de la persona mayor:

– Balance afectivo y satisfacción general con su vida.
– Se sienten capaces de realizar tareas cotidianas.
– Tener amigos y familiares para convivir y compartir
– Salud.

¿Por qué gestionar la Felicidad?

Las razones pueden ser diversas:

  • Dar un nuevo paso en la Atención Centrada en la Persona (ACP), que provocará un retoque en las prioridades en la actividad diaria de un centro.
  • Aumentar la productividad de la organización/residencia, que a la vez provocará un aumento del Beneficio económico, ya que incidiremos en temas de motivación, clima laboral, creatividad, …
  • Mejora de la satisfacción personal
  • Por que «siento» que lo debo hacer

¿Cómo gestionar la felicidad?

Previamente a la construcción del modelo deberíamos determinar:

  • El grado de formalización del proceso.
  • El grado de participación de trabajadores, familias y residentes
  • Las áreas de trabajo, que más afectan a la felicidad de la gente mayor:

– Convivencia con profesionales y familiares
– Espacios físicos.
– Actividades dirigidas y no dirigidas a gente mayor.

Plan de trabajo:

  • Diagnóstico inicial organización trabajadores, residentes y familiares: clima laboral, conflictos, compañerismo,…..
  • Test inicial de felicidad y seguimiento tanto trabajadores, familiares y gente mayor.
  • Establecer condiciones de felicidad con trabajadores.- 4 reuniones:
  • Concienciación de la importancia de la felicidad de los trabajadores, como previo a la felicidad residentes.
  • Listado condiciones que provocan la felicidad.
  • Priorización condiciones de la felicidad
  • Acuerdos empresa – trabajador, con timing de cumplimiento.

Establecer condiciones de felicidad residentes:

  • Crear comisiones de trabajo: profesionales sociosanitarios, familias y residentes, en los diferentes áreas de trabajo: convivencia, espacios físicos y actividades
  • Cada comisión de trabajo debe crear:
    • Listado aspectos principales.
    • Listado de prioridades y timing de cumplimiento.
  • Crear Objetivos e Indicadores de medición
  • Desarrollar protocolos y registros de trabajo (1)
  • Test inicial de felicidad y seguimiento tanto trabajadores, familiares y gente mayor.

(1) Aspectos a tener presente en los diferentes áreas de trabajo (convivencia, espacios físicos y actividades):

  • ACP, es una filosofía de trabajo que encaja perfectamente como instrumento para la mejorar de la felicidad en una residencia, y afecta a las tres áreas de trabajo.
  • “Las buenas prácticas” de los cuidadores y profesionales sociosanitarios, es una buena manera de canalizar las pautas de convivencia con los residentes.
  • Espacios físicos, hay que tener presente aspectos como la orientación, luz, decoración, …
  • Actividades.- Hay que pensar en encontrar momentos con cada uno de los residentes, con actividades muy muy cotidianas.

¿Qué vamos encontrando sobre la felicidad?

  • Instituto de la felicidad de la Coca Cola: http://www.institutodelafelicidad.com/
  • A nivel estatal, en Venezuela (primera etapa Presidente Maduro) y Emiratos Árabes, creación ministerios de felicidad
  • Índice de felicidad nacional, caso Buttan.
  • Google, la palabra felicidad, genera 57 millones de entradas.
  • Charlas en Ted.com:

    https://www.ted.com/speakers/matthieu_ricard
    http://www.ted.com/talks/robert_waldinger_what_makes_a_good_life_lessons_from_the_longest_study_on_happiness

Jordi Vilajosana

Emprendedor y profesor de universidad

 

0 1827

La felicidad en la vejez depende más de una actitud positiva que de la salud que se tenga, señala un estudio realizado por el Sam and Rose Stain Institute for Research on Aging (SIRA), perteneciente a la Universidad de California en San Diego. El estudio llama la atención por la inusual consideración de criterios subjetivos para evaluar el estado del envejecimiento.

En esta investigación se examinó a 500 voluntarios de edades comprendidas entre los 60 y 98 años, que vivían independientemente y que habían padecido diversas enfermedades, como el cáncer, fallos cardiacos, diabetes, problemas mentales u otro tipo de disfunciones.

Tal como explica al respecto la revista Medicalnewstoday, a los participantes en el estudio se les pidió que evaluaran su envejecimiento en una escala del 1-10, siendo 10 un grado de buena calidad de vida en la vejez.

La media de esta valoración entre los encuestados fue de 8.4, lo que desvela la actitud positiva dominante respecto a cómo vivían su envejecimiento. Menos del 10% de los entrevistados asociaban la calidad de su envejecimiento con el estado de salud corporal.

Lo más sorprendente de los resultados obtenidos, sin embargo, fue que los voluntarios más optimistas –aquellos que pensaban que estaban envejeciendo bien- no siempre coincidían con los que tenían mejor salud.

Ver con buenos ojos la vida

La investigación, llevada a cabo por el profesor Dilip Jeste, de dicha Universidad, y sus colegas, señala que el optimismo y la actitud de “hacer frente” a las cosas son más importantes para conseguir un envejecimiento exitoso que las mediciones tradicionales de salud y bienestar. Es decir, que el estado físico no es sinónimo de un envejecimiento óptimo. Por el contrario, una buena actitud es casi una garantía de un buen envejecimiento.

Suele considerarse normalmente que una persona “envejece bien” si tiene pocas dolencias o si sigue manteniendo más o menos sus facultades, si bien no existe un consenso en la comunidad médica a la hora de definir con exactitud lo que puede entenderse como un envejecimiento adecuado.

Este estudio demuestra que la percepción que se tiene de uno mismo puede ser incluso más importante que el estado físico, a la hora de considerar que el envejecimiento se está desarrollando adecuadamente. La salud física ha dejado de ser de esta forma el mejor indicador de un envejecimiento adecuado, según este estudio.

Otra conclusión que se desprende de este estudio es que la preocupación de las personas que adentran en edades avanzadas no debe centrarse tanto en el estado de salud como en el cuidado y cultivo de actitudes positivas, ya que estas actitudes pueden ser más importantes que el estado de salud corporal para alcanzar el envejecimiento adecuado.

La investigación también ha demostrado que la gente que pasa algo de tiempo cada día socializándose, leyendo o participando en otras actividades de ocio, tienen un nivel de satisfacción más alto en la vejez.

Los resultados de esta investigación no han sido publicados todavía, pero fueron dados a conocer en la asamblea annual de la American College of Neuropsichopharmalogy, celebrada esta semana en Waikoloa, Hawaii. La ACNP, fundada en 1961, es una organización profesional de más de 700 científicos, entre los que se encuentran tres premios Nobel. Su misión es prevenir enfermedades del sistema nervioso mediante el estudio del cerebro.

Buen estado de salud mental

Dilip V. Jeste, artífice de esta investigación, es profesor de psiquiatría y neurociencia en la Universidad de California. Está especializado en geriatría psiquiátrica y es el editor del American Journal of Geriatric Psychiatry.

Además, Jeste es jefe de la División de Geriatría Psiquiátrica de la mencionada Universidad y participa en numerosas actividades de investigación, preparación y cuidado de pacientes de la tercera edad. En una entrevista publicada el pasado septiembre por Medscape, explica entre otras cosas los mecanismos que permiten un envejecimiento exitoso.

Junto a su colega Gregory Stain en el Sam and Rose Stain Institute for Resarch on Aging (SIRA), también perteneciente a la universidad de California en San Diego, Jeste ha desarrollado otras investigaciones entre las que descaca un estudio sobre la misma temática.

En este estudio participaron 1.000 voluntarios seniors que viven en California, los cuales rellenaron un completo cuestionario acerca de su nutrición, su historial médico, hábitos de ejercicio y, en general, su estilo de vida. Asimismo, muchos de esos participantes facilitaron muestras de sangre para que se pudiera conocer su estado de salud. Los primeros resultados de este estudio señalan también que un mal estado físico no tiene por qué desembocar en un envejecimiento negativo.

A partir de estos resultados, Jeste y se equipo pretenden continuar analizando las causas de las diferentes percepciones sobre el envejecimiento, ya que estudios previos han demostrado que el mantenerse activos y el realizar ejercicio físico habitualmente ayuda también a envejecer en buen estado corporal y mental.

Otra prometedora área de investigación en la que el Jeste y el SIRA pretenden profundizar es la del cerebro, puesto que diversos estudios han adelantado ya que puede que haya neuronas que sí se regeneran, a pesar de la edad.

De esta manera, Jeste pretende descubrir por qué hay personas que, con 80 ó 90 años de edad siguen perfectamente activas, tengan o no achaques, y de qué depende el estar bien la mayor parte de tiempo que podamos de nuestra vida.

http://www.tendencias21.net/La-felicidad-de-las-personas-mayores-depende-mas-de-una-actitud-positiva-que-del-estado-fisico_a817.html

Redes sociales